Icono Glaucoma

Anillos intraestromales o intracorneales

Te contamos qué son los anillos intraestromales o intracorneales y su eficacia para el tratamiento del queratocono y de sus síntomas

Los anillos intraestromales, o también llamados anillos intracorneales, son una alternativa para el tratamiento del queratocono, una enfermedad de la córnea que consiste en la deformación de este tejido, que adquiere una forma de cono. Esto provoca una alteración progresiva de la visión haciéndola cada vez más borrosa. Es habitual que este tratamiento se combine con la implantación de lentes fáquicas y/o con el crosslinking corneal.

Los anillos intraestromales son unos segmentos semicirculares de material acrílico y de espesor y longitud variable. Se emplean para reforzar la córnea y para frenar la progresión del queratocono y de los defectos refractivos que provoca, sobre todo del astigmatismo. Por esta razón, esta técnica beneficia principalmente a pacientes en los que la enfermedad no se encuentra en fases muy avanzadas para evitar llegar al trasplante de córnea. El perfil del paciente candidato a la implantación de los anillos es el de una persona que padezca queratocono o cualquier otra causa de astigmatismo irregular y que no tolere las lentes de contacto o pacientes que presentan una deformación corneal que provoca que, incluso utilizando correcciones (gafas o lentillas), no puedan ver correctamente. Con esta técnica, que es completamente reversible, no se pretende corregir toda la graduación, aunque el paciente sí puede percibir que su graduación se reduce. El objetivo del tratamiento es regularizar la córnea y transformar la mayor cantidad posible de astigmatismo irregular en astigmatismo regular o miopía, lo que conduce a mejorar la visión con gafas y a mejorar la tolerancia a las lentes de contacto.

CIRUGÍA DE IMPLANTE DE ANILLOS INTRAESTROMALES O INTRACORNEALES

Para garantizar el éxito de esta técnica, el cirujano debe realizar una minuciosa exploración preoperatoria con el objetivo de determinar con la mayor precisión posible qué tipos de anillos necesita el paciente y en qué localización exacta deben ser implantados.

La operación consiste en la creación de unos "túneles o canales" en la capa central de la córnea (estroma). Posteriormente, el cirujano implantará los anillos siguiendo ese canal. La recuperación visual suele ser rápida, ya que los pacientes suelen retomar su actividad cotidiana en 48-72 horas en condiciones normales. Es habitual que la estabilización corneal se produzca hacia las 12 semanas aproximadamente.