Los cuentos son muy importantes para el público infantil, les permiten soñar a través del color de los personajes, ampliar sus horizontes y aprender moralejas importantes para la vida, gracias a la colaboración no solo de los héroes, sino también de los villanos.

La figura del personaje malvado siempre va curiosamente unida a algún color. Así como los héroes no suelen tener ninguno concreto (salvo el príncipe azul), en el lado opuesto el repertorio es bastante amplio.

Si el lector se adentra en el mar, corre el peligro de toparse con el malvado pirata Barba Roja que existió de verdad y fue un corsario turco del siglo XVI, apodado así por el color de su pelo. Otro insigne pirata es Barba Negra, que también fue un personaje real y surcó las aguas en el siglo XVIII saqueando desde Inglaterra, su país de origen, hasta las colonias inglesas en América.

Algo ocurre con el color de las barbas, porque, según el cuento, en un lejano palacio europeo vive un misterioso hombre rico cuyo nombre es Barba Azul y esconde una historia bastante macabra en el sótano. Este villano es ficticio pero la narración parece que tiene un origen en la tradición popular y fue recopilada por el escritor francés Charles Perrault en el siglo XVIII.

El cine también ha contribuido a crear iconografías muy coloristas de los villanos. Uno de los casos más conocidos es el de la malvada Bruja del Oeste, la más poderosa de las brujas del reino de Oz. El llamativo color verde de su cara no se encuentra en la novela de su autor, L. Frank Baum pero el largometraje de 1939 quiso que representase de esta forma su maldad y desde entonces, ha creado una iconografía propia ya que, a menudo se puede encontrar alguna bruja con la cara verde en las fiestas de disfraces.

Otros personajes verdes que se encuentran en los cuentos, y que solo a veces se portan bien, son los duendes. Hay muchos tipos de duendes, pero si no son de color verde, parece que les falta algo.

En los últimos años, el cine ha enseñado que el verde no tiene que estar siempre relacionado con un villano. O si no, que se lo digan al ogro Shrek que, a pesar de su color, es siempre el héroe de todas sus aventuras y el público infantil ha aprendido que no se debe juzgar a nadie por las apariencias.

 

El color de los villanos
1 vote, 5.00 avg. rating (89% score)