El Impresionismo es un movimiento artístico que surgió a finales del siglo XIX que, sobre todo, se caracteriza por tener una técnica rápida con pinceladas largas. Los impresionistas pintaban paisajes mayoritariamente y, además de eliminar de la paleta el color negro y centrarse en colores puros, abolieron el concepto clásico de perspectiva y apostaron por una pintura plana y bidimensional, tal y como percibe la realidad nuestra retina. Y hablando de retina, ¿sabíais que dos de los principales pintores impresionistas padecieron dos problemas visuales bastante habituales entre la población mayor de 50 años?

Claude Monet, uno de los fundadores del Impresionismo, fue diagnosticado de cataratas en 1922, en una etapa muy prolífica de su carrera. De hecho, Monet, igual que muchos autores impresionistas, solía pintar el mismo paisaje varias veces a lo largo del tiempo y por eso en estas obras se puede apreciar el desarrollo de su problema visual. Las diferencias entre los cuadros son evidentes, ya que Monet, como el resto de pacientes con cataratas, no lograba percibir los colores con la misma intensidad y veía los objetos distorsionados. A pesar de estos problemas, Claude Monet pudo continuar pintando hasta su muerte, ocurrida en diciembre de 1926. Las famosas lilas acuáticas del museo de la Orangerie de Paris, que son consideradas las obras precursoras de la pintura abstracta del siglo XX, fueron pintadas por Monet cuando sufría cataratas en sus dos ojos.

Edgar Degas, el famoso autor de los cuadros de bailarinas y de carreras de caballos, sufrió DMAE (Degeneración Macular asociada a la Edad) en su forma atrófica o seca entre 1860 y 1910. Los pacientes que padecen esta enfermedad, que se manifiesta sobre todo a partir de los 50 años, experimentan una pérdida progresiva de la visión central, que puede hacerles difícil realizar tareas que requieren una visión precisa y puede provocarles una alteración en la percepción de las formas.

El proceso de la enfermedad se puede seguir claramente en la obra de Degas. A medida que la DMAE fue avanzando, Degas plasmó en sus cuadros alteraciones del color, que le hicieron cambiar de técnica del óleo al pastel y el contraste en sus cuadros era cada vez más difuso.

Mito o realidad, el Impresionismo pudo surgir de los problemas visuales de los autores, pero lo cierto es que hoy en día podemos disfrutar de sus cuadros.

Grandes creadores copia

 

Impresionismo y defectos visuales
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)