Dicen los expertos que durante el día puedes llegar a perderte entre 40 y 90 minutos de las imágenes de lo que sucede a tu alrededor. Al realizar movimientos muy rápidos con los ojos, el cerebro apaga el nervio óptico para mostrar una imagen más nítida. A éste fenómeno se le denomina enmascaramiento sacádico y se conoce más comúnmente como “ ilusión del reloj parado”.
Pero… ¿por qué no nos damos cuenta de éste “apagón”? Nuestro cerebro nos engaña y completa esta falta de información como por arte de magia. Cada vez que nuestros ojos se mueven, la información que recibe durante esa fracción de segundo se elimina y se sustituye por la siguiente cosa que vemos.

Los movimientos oculares sacádicos son los movimientos rápidos que hacen nuestros ojos cada vez que pasan de un objeto a otro, debido a que no miramos una escena de manera estática, sino que nuestros ojos se mueven haciendo un mapa mental de la situación. Cada movimiento sacádico transmite información al cerebro a través del nervio óptico.
En los momentos previos a los movimientos sacádicos del ojo, se produce lo que se llama enmascaramiento sacádico, este fenómeno causa que pese a percibir las imágenes de manera discontinua, no tengamos la sensación de que momentáneamente se ha interrumpido la trasmisión de información al cerebro.

En 1898 Erdmann y Dodge observaron que una persona no era capaz de ver el movimiento de sus propios ojos. Las personas somos incapaces de ver el movimiento de nuestros propios ojos, sin embargo, otra persona puede ver claramente el movimiento de nuestros ojos.

¿Quieres hacer la prueba?
Para ello, puedes realizar un simple experimento: sitúate a unos 45 cm de un espejo y observa tus ojos de manera sucesiva. Verás que no conseguirás captar el movimiento de los ojos, pero tampoco tendrás la sensación de que la imagen ha sido interrumpida en ningún momento.

Otro experimento que mencionan en el libro, “El Curioso Incidente del Perro a Medianoche”, consistía en leer un texto en una pantalla del ordenador. Si el ordenador detectaba un movimiento sacádico, a través de una cámara, se cambiaba el texto de modo que la persona no lo veía realmente, pero sabía que algo extraño había pasado. Los participantes aseguraban que parecía que había cambiado la realidad ante sus ojos.

Enmascaramiento Sacádico_interior

 

La ilusión del reloj parado
1 vote, 5.00 avg. rating (89% score)