Hace unos meses hablamos sobre las miradas más seductoras de la historia. Estas miradas impresionaron a muchos de los que las apreciaron y consiguieron perdurar e impactar a muchas generaciones, pero no fueron únicas. Hoy vamos a profundizar en miradas inolvidables que reflejan el alma.

Miradas de la historia_int

La misteriosa mirada de La Gioconda, de Leonardo da Vinci, esconde controversia y curiosidad. Existen miles de estudios sobre la importancia de su sonrisa, pero su mirada también guarda múltiples secretos. Mientras admiramos a La Mona Lisa, podemos sentir como nos analiza fijamente, aunque cambiemos de posición nos devuelve la mirada desde cualquier punto, cómplice de una verdad que conoce, pero no revela. Y así es. sus secretos van más allá, sus ojos esconden una controversia. Tras ellos Leonardo da Vinci pintó números y letras casi imperceptibles. En uno de los ojos aparecen las letras LV, que los investigadores han relacionado con las iniciales del artista. Y en el otro ojo aparecen las iniciales CE, que atribuyen a la misteriosa identidad de la modelo, aunque esta sigue siendo un misterio.

Si nos acercamos más a la actualidad, otra mirada que sin duda marcó la historia de la fotografía, es la de la famosa niña afgana, Sharbat Gula, portada en 1.985 de la revista Nathional Geographic. Sus ojos, captados por la cámara de Steve McCurry, se convirtieron en un símbolo de la situación de los refugiados. La mirada de esa niña era elocuente, hablaba del desastre y la devastación que había presenciado, capturaba la violencia, la delicadeza, la pobreza, el orgullo y la belleza. Sus impresionantes ojos verdes tienen una gran fuerza expresiva. Su mirada es un instante que transmite una personalidad humilde, pero recia. La fotografía tuvo tanto impacto, que McCurry buscó a esta niña durante 17 años hasta encontrarla. Cuando dio con ella, el fotógrafo pudo conocer la identidad de la niña, y ella, ya una mujer con tres hijos, pudo saber que su rostro era famoso. Y volvieron a inmortalizar ese momento. En ese instante su rostro reflejaba el paso de los años y su mirada mostró la pérdida de inocencia, cómo la dureza de la vida había cambiado su alma que antes estaba llena de esperanza a vacío y tristeza. En concreto, Steve McCurry se impuso con los años como el fotógrafo de la mirada, gracias a su innata capacidad para captar el lado más humano de los conflictos y países que retrataba. Los protagonistas de sus obras miran directamente al objetivo de la cámara, creando un vínculo especial con el espectador.

Miradas de la historia que reflejan el alma
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)