El síndrome del ojo seco es una dolencia que se produce cuando la lubricación de la superficie ocular está comprometida porque existen deficiencias en la producción de la lágrima. No hay una sola causa concreta que produzca el ojo seco y, la mayoría de las veces, se debe a una suma de factores que derivan en sequedad ocular.

En la entrevista con la Dra. Sandra Sáez de Arregui, oftalmóloga de Clínica Baviera Vitoria encontramos respuesta a las preguntas más frecuentes acerca de este síndrome.

¿Considera que el síndrome del ojo seco es una dolencia en cierta manera menospreciada en la sociedad? ¿Por qué?

Sí, sin ninguna duda.  La sociedad en general cree que los pacientes con ojo seco son pacientes “que se quejan por nada”, pero realmente no somos conscientes de las molestias, de la mala calidad de vida y de las consecuencias que este síndrome acarrea. Los síntomas del ojo seco son las señales de alarma que produce nuestro ojo cuando su lubricación se puede encontrar disminuida o, incluso, francamente comprometida.

Sabemos que se trata de una afección que afecta sobre todo a los ancianos, ¿disponen de cifras actualizadas en España?

El ojo seco o queratoconjuntivitis sicca es una de las patologías más frecuentes (probablemente la más frecuente) en oftalmología. Afecta a un porcentaje muy significativo de la población mundial. Es difícil precisar la prevalencia del cuadro, puesto que los síntomas pueden ser inespecíficos y muchos pacientes no acuden al especialista a solicitar tratamiento. Los estudios publicados coinciden en que el ojo seco tiene una prevalencia de entre un 10 y un 20 % de la población adulta.

Sí es cierto que síntomas como la sensación de picor, la dificultad de abrir los ojos por la mañana, o la sensación de arenilla suelen aparecer, sobre todo, en pacientes de más de 40 años y representan un 35 % de las consultas en oftalmología. No obstante, hoy en día, con el uso de los ordenadores y dispositivos electrónicos que reducen la frecuencia de parpadeo, el ojo seco es una afección que se da en gente cada vez más joven.

¿En qué afecta esta dolencia a la calidad de vida de los pacientes?

La calidad de vida se ve afectada en función de la severidad del ojo seco, desde leves molestias hasta incapacidad para desarrollar la vida diaria e incluso, en casos muy severos, riesgo de perforación ocular.

¿Qué tratamientos existen en la actualidad para tratar esta dolencia? ¿Son efectivos?

Existen muchos tratamientos que se aplican en función del origen del cuadro. Lo primero que hay que hacer es eliminar los factores agravantes (muchas horas en el ordenador, calefacciones…). Las terapias más usadas son aquellas destinadas a hidratar la córnea mediante lágrimas artificiales en diferentes concentraciones y con componentes distintos.  Estos fármacos suplen las lágrimas que el paciente produce en menor cantidad. Hay otros tratamientos que estimulan la producción de la lágrima (secretagogos), otros son  antiinflamatorios, inmunosupresores y sustitutivos biológicos.

Los  casos más graves suelen necesitar tratamiento quirúrgico mediante tarsorrafias, oclusión de puntos lagrimales o trasplante de membrana amniótica.

Cada uno de estos tratamientos es efectivo en función de la severidad del ojo seco. En la gran mayoría de los pacientes, somos capaces de mejorar sensiblemente su calidad visual y, por tanto, su calidad de vida.

¿Y en conclusión?

Una adecuada preservación de la superficie ocular puede proporcionarnos una buena calidad visual y mejorar sensiblemente nuestra calidad de vida. El correcto diagnóstico y el tratamiento del síndrome del ojo seco en fases precoces son fundamentales para evitar cuadros más complejos. En la vista, prevenir también es curar.

gotas ojos

Handsome young man dropping medicine in his eye with eye-dropper

Síndrome del ojo seco
2 votes, 4.00 avg. rating (79% score)