A través de las pupilas podemos saber si a alguien le gusta lo que está viendo, si está tomando una decisión, si tiene muchas cosas en la cabeza, si el problema que se plantea ante sus ojos necesita un alto grado de concentración, si algo le ha enamorado o si siente repulsión por ello, incluso se pueden intuir rasgos de su personalidad. Y es que cuando el cerebro utiliza mucha energía cognitiva, las pupilas se dilatan, representando lo que ocurre en nuestro cerebro.

Imagen pequeña

Las pupilas se dilatan y se contraen según la cantidad de luz a las que se exponen, pero además, muchos estudios han demostrado que a través de ellas podemos observar otros cambios y reacciones que sufrimos.

En 1964, los psicólogos Eckhard Hess y James M. Polt descubrieron que las pupilas de las personas se dilatan más cuando realizan multiplicaciones de dos dígitos que de uno. Cuánto más difícil es la operación más se dilatan y no volverán a contraerse hasta que la persona haya dado la respuesta al problema.

Por otra parte, cuando miramos a una persona que nos gusta las pupilas se dilatan, además, un estudio elaborado por Hess en 1972 demostró que la dilatación de las pupilas no sólo obedece a un incremento emocional positivo, sino también negativo, por lo que cuando vemos algo que nos disgusta o nos desagrada las pupilas se contraen, entrando menos cantidad de luz. En una pupila dilatada entra 30 veces más cantidad de luz que en una contraída.

Otra de las apreciaciones a las que podemos llegar a través de las pupilas es a la personalidad. De acuerdo con un estudio realizado por Mats Larsson, de la Universidad de Orebro (Suecia), los individuos con más criptas en el iris -los filamentos ondulados que irradian de la pupila- tienden a ser más honestas y sensibles, además de experimentar más emociones positivas. Por otra parte, los pliegues concéntricos alrededor del iris son más abundantes en personas impulsivas y nerviosas.

Pero el estudio de las pupilas no es algo nuevo. En la Roma Clásica se creía que una persona atraía más, cuanto más dilatadas tenía las pupilas. De hecho, las mujeres se impregnaban los ojos de Atropa Belladona, una planta que dilataba las pupilas, como símbolo de belleza para producir admiración y en la otra punta del mundo, los comerciantes chinos siempre han utilizado el lenguaje de la dilatación de las pupilas para saber si a su cliente le interesaba o no su producto.

¿Conocías todas las historias que esconden tus pupilas? Si ya lo decía Sabina… “Sus palabras decían de memoria lo que dicen todas, sus pupilas contaban historias para no dormir.”

Tus pupilas te delatan
1 vote, 5.00 avg. rating (89% score)