La comida puede estar rica, ser exquisita o simple, pero siempre nos entrará primero por los ojos antes de poder emitir una valoración sobre su sabor. Tanto que incluso, a veces, algunas imágenes nos engañan llevándonos a dudar sobre si la comida es real o ficticia.

Antiguamente no se le daba demasiada importancia a la estética en la comida, lo importante era que estuviese en el plato y que quitase el hambre antes de volver a las tareas, casi siempre, del campo.

En cambio, actualmente, cualquier elemento mal colocado o una aparente textura distinta de la esperada bastan para decidir no probar lo que en otro tiempo, quizás habría sido un lujo.

La globalización nos ha traído multitud de platos exóticos pero también la necesidad de que sean bellos, independientemente de su sabor. Y si no, que se lo digan a los expertos chefs que dan tanta importancia a emplatar como a la receta.

Nos hemos acostumbrado a que la comida nos tiene que entrar primero por los ojos, y eso sube el listón de cualquier alimento que se deje ver en nuestro plato.

Y es que, no es lo mismo mirar una tarta naked que un bizcocho normal y corriente por muy bueno que esté. Los colores y las formas priman en nuestra elección final porque nos conquistan a primera vista. De ahí, la moda de los cup cakes y el instinto pastelero que nos entra cuando los vemos en internet o en la tele.

Ante el objetivo de que la comida nos seduzca por su aspecto, cabe añadir la función del fotógrafo de alimentos, cuyo valor repercute en nuestro interés a la hora de hacer una receta de un libro, por ejemplo.

Una buena imagen siempre tiene el objetivo de que al mirarla, nos entre a través de los ojos, las ganas de tener lo que nos muestra y en el caso de la comida, ¡Nos entren ganas de comernos lo que vemos!

Alimentos ojos

La vista es el sentido más completo y nos lo demuestra cada día cuando abrimos la nevera o comemos en un fast food donde siempre vemos fotos muy apetitosas de lo que se nos ofrece.

Así que ya sabes, ten presente que cuando te comas un dulce o algo salado, muy posiblemente te hayas dejado seducir por la imagen del envoltorio, la foto del menú o por tu propia imaginación, la cual crea suculentos ejemplares gastronómicos que luego esperas que coincidan con el producto real que vas a comer.

Alimentos que te comerás con los ojos
1 vote, 4.00 avg. rating (79% score)