El albinismo es una condición genética  que determina una apariencia física muy característica debido a la ausencia o reducción de la pigmentación de la piel, los ojos o el pelo ya que las personas albinas tienen un defecto en el gen que se encarga de la síntesis y la distribución de la melanina.
Resulta curioso, pero el especialista que realiza un primer diagnóstico de las personas albinas suele ser el oftalmólogo ya que el albinismo provoca una falta de desarrollo de la fóvea (área de la retina de la que depende la agudeza visual) y una conexión anormal entre el nervio óptico y el cerebro. Más adelante, las personas con esta condición genética deberán ser valoradas por un equipo multidisciplinar que, además del oftalmólogo, incluya un dermatólogo, un pediatra, un psicólogo, un genetista…
Desde el punto de vista oftalmológico, las personas con albinismo suelen tener, además,  visión reducidafalta de visión binocular, sensibilidad a las luces brillantes y a los resplandores (fotofobia) y es bastante habitual que sufran nistagmus (movimientos involuntarios de los ojos) y estrabismo.
Las personas con albinismo suelen tener una visión disminuida (también suelen presentar astigmatismo e hipermetropía), pero sí son capaces de distinguir formas y colores y, en la mayoría de los casos pueden llevar una vida normal gracias a la utilización de gafas, monóculos, cristales telescópicos…
A pesar de su sensibilidad a la luz, las personas con albinismo necesitan desarrollar actividades al aire libre. Por eso, se les suele aconsejar utilizar gafas de sol con filtros especiales UVA y UVB. Además, deben tener cuidado con las luces brillantes, que no les deben enfocar directamente a los ojos cuando trabajan o cuando leen. En los casos en los que existe estrabismo, el especialista puede valorar los diferentes tratamientos para tratar este problema que podéis encontrar más ampliados en esta sección de la web: http://www.clinicabaviera.com/estrabismo

¿Cómo afecta el albinismo a la visión?
3 votes, 4.33 avg. rating (84% score)