La caravana de MotoGP vuela desde República Checa hasta Gran Bretaña. Este fin de semana se celebra la duodécima prueba del campeonato en uno de los autódromos más prestigiosos de Europa, el de Silverstone, que ha albergado numerosas pruebas internacionales. El circuito está situado en unos terrenos que en su día sirvieron como aeródromo durante la II Guerra Mundial y que posteriormente fueron abandonados hasta que en 1947, las pistas de aterrizaje comenzaron a utilizarse para la práctica de todo tipo de deportes de motor. Las tres pistas de despegue, aún pueden apreciarse dentro del circuito.

Silverstone es un circuito complicado (que cuenta con 10 curvas a la derecha y 8 curvas a la izquierda); largo, de hecho es el más largo del calendario de MotoGP; y con múltiples variantes, en el que habrá que estar muy atento a las difíciles condiciones meteorológicas que siempre rodean Inglaterra, donde la lluvia puede hacer acto de presencia y ser la principal juez de la contienda.  A priori, motos y lluvia puede parecer que no son buenos amigos, pero tampoco son incompatibles si se extreman las precauciones. En condiciones de lluvia, la suavidad en la conducción debe de ser la norma imperante. Pol Espargaró y el resto de pilotos de MotoGP, saben que con lluvia deben de prestar especial atención al tacto y a la progresividad en el sistema de frenado y en el “gas”.

Según las previsiones meteorológicas para este fin de semana, es más que probable que llueva. La lluvia afecta a la forma de conducción de los pilotos. Cuando la carretera está recubierta de agua, todo es mucho más crítico. Las superficies lisas y brillantes asustan, y las mates y rugosas dan más seguridad.

En condiciones meteorológicas desfavorables, la visibilidad se reduce notablemente por lo que es fundamental gozar de una buena salud visual. Diversos estudios manifiestan la importancia de los controles oftalmológicos periódicos así como de una buena protección visual para evitar riesgos en la conducción. Cuando conducimos, el 90% de la información que recibimos nos llega a través de la vista. El riesgo de accidente sobre una motocicleta es tres veces superior que en cualquier otro vehículo, lo que obliga a extremar la prudencia y a protegerse correctamente cabeza, cuerpo y ojos. Con respecto a la visera del casco integral, se recomienda que sea clara, antirayaduras y antivaho para evitar que se empañe cuando llueva. De hecho, resulta curioso pero el Gran Premio de Gran Bretaña es uno de los pocos en el que podemos ver los ojos de los pilotos mientras corren ya que evitan usar viseras ahumadas para ganar visibilidad. Fijaros este fin de semana porque puede resultar más que interesante ver hacia dónde dirigen sus miradas…

Pol Espargaró confía su salud visual al experto equipo médico de Clínica Baviera. Si tú también eres motorista, ten en cuenta la importancia que una buena salud visual puede tener en tu conducción. Olvídate de la improvisación, ponte en manos de profesionales y revisa tu vista para conseguir las mejores marcas.

Nosotros confiamos en que a pesar de la lluvia, nada pueda frenar a Pol Espargaró y consiga quedar en una buena posición.

¡Vamos Pol! ¡Gasss!

FullSizeRender

Conducción con lluvia: Gran Premio de Gran Bretaña
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)