Aunque parezca mentira, ya hace un mes que estamos en otoño y hemos podido comprobar como los días cada vez son más cortos y como se reducen las horas de sol.  Pues bien, aunque los días seguirán “decreciendo” hasta el próximo solsticio de invierno (21 de diciembre), a partir del próximo fin de semana notaremos un gran cambio porque en la madrugada del sábado  26 de octubre al domingo 27 de octubre, a las 3 tendremos que retrasar los relojes y volverán a ser las 2.

El cambio de horario tal y como lo conocemos hoy en día se remonta al año 1974, cuando se produjo la primera crisis del petróleo. Entonces, algunos países decidieron adelantar los relojes para aprovechar mejor la luz solar. Poco después, en 1981, se aprobó como directiva en toda la UE y en la actualidad es una medida que se aplica en todos los países industrializados salvo en Japón. La idoneidad del cambio de hora está avalada por varios estudios de la Comisión Europea, y el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), que estiman que, sólo en España, se pueden ahorrar hasta 300 millones de euros en energía.

Pero, ¿cómo influye este cambio de horario en nuestra salud visual?  Como amanece antes, cuando llegamos a trabajar hay más luz natural, así que podemos aprovechar esta luz, que bien orientada y con el apoyo de la luz artificial, es más sana para nuestros ojos. Por otro lado, aquellos que tenéis jornada de mañana y de tarde, posiblemente comenzaréis a salir de trabajar de noche. Así que, si cogéis el coche para volver a casa deberéis prestar especial atención. Es un buen momento para revisar todas las luces de vuestro vehículo. Porque, a partir de este fin de semana, las vais a necesitar…

Llega el horario de invierno… y disminuyen las horas de sol
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)