Los ojos son un poderoso elemento de comunicación no verbal y de seducción, y si hay un elemento llamativo en ellos, es su color. Pero, ¿sabes de qué depende el color que tengamos? Pues de la información genética que nuestros padres y abuelos nos transmiten a través de diferentes cromosomas.

ojos rojos dentro

Una vez que la genética los “colorea”, entra en juego la melanina, el pigmento oscuro que nos aporta la tonalidad a la piel, el cabello y los ojos. La melanina no es otra cosa que una proteína, y su tipo y cantidad está codificada también en nuestros genes. Su utilidad en los ojos es la misma que en la piel: protegerlos de la luz ultravioleta y de la luz visible de alta frecuencia. De esta forma, cuanta más melanina contenga el iris, más oscuros serán y mayor protección tendrán frente a la luz.

Los ojos más comunes son los marrones, color café o castaños. Esta tonalidad se encuentra en más del 50% de la población mundial. Los ojos marrones contienen grandes cantidades de melanina en la parte anterior del iris. Por cantidad de melanina, le siguen los azules y los verdes. Y en porcentajes reducidos descubrimos los de color negro (cuando la persona no tiene iris), los ámbar o violeta, y rojos.

Los ojos rojos no son los que están irritados, ni los que nos estropean las fotos al usar el flash porque, simplemente, se reflejan los vasos sanguíneos de la retina… Aunque parezca extraído de una película de vampiros, se estima que un 0,3% de personas tienen su iris de esta tonalidad, principalmente las personas albinas. El rojo de los ojos de las personas albinas se produce por la ausencia completa de melanina en el iris, de manera que la luz atraviesa el ojo y se refleja la hemoglobina de los vasos sanguíneos del fondo del globo ocular. Aunque parezca un color muy exótico, lo cierto es que las personas que lo tienen suelen estar afectadas de forma habitual por fotofobia, estrabismo, miopía o astigmatismo.

¿Puede haber personas con los ojos de color rojo?
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)