Si eres de las personas que alguna vez han intentado “recuperar un estornudo perdido” mirando al sol o a una bombilla y no lo has conseguido es que no formas parte del elevado porcentaje de la población mundial (entre un 18 y un 35%) que presenta el denominado SÍNDROME ACHOO (Autosomal dominant Compelling HelioOpthalmic Outburst). El estornudo fótico o reflejo de estornudo por luz brillante se caracteriza por la aparición de uno o más estornudos ante la exposición repentina a una luz brillante. Cuanto más intensa sea la luz o cuanto mayor sea el contraste que haya entre la oscuridad previa y la luz posterior, más probabilidades habrá de que se desencadene.

A pesar de la elevada frecuencia de aparición de este fenómeno entre la población, poco se conoce respecto al mecanismo que lo desencadena aunque sí está probado que es una condición genética y hereditaria. Se sabe que el estornudo fótico tiene su origen en el sistema nervioso parasimpático, encargado de regular las actividades reflejas de nuestro cuerpo. De hecho, se cree que el estornudo fótico podría venir producido por un extraño “cruce de cables” entre el nervio trigémino y el nervio óptico. El nervio trigémino o nervio trigeminal es un nervio craneal sensitivo que se ocupa de llevar las sensaciones de tacto y dolor desde la cara, los ojos, los senos paranasales y la boca hasta el cerebro. Por otro lado, el nervio óptico es otro nervio sensitivo que transmite la información visual como un impulso eléctrico desde la retina hasta el cerebro. En algún punto hasta ahora desconocido del recorrido de ambos nervios podría existir alguna conexión entre ellos (inexistente en la gran parte de las personas), que provocaría que al estimularse con cierta intensidad el nervio óptico por la acción de una luz brillante, también se estimulase el nervio trigémino e indujera, como consecuencia, uno o varios. Esta es sólo una de las múltiples teorías que se barajan.
El síndrome ACHOO puede generar ciertas molestias, pero no existe constancia de que pueda generar ningún tipo de problema de salud. Tampoco se ha presentado ningún tipo de solución o tratamiento.
shutterstock_160949072

¿Es cierto que si miras al sol te entran ganas de estornudar?
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)