Mañana viernes 21 de junio damos la bienvenida al verano y, como durante cada época del año, nuestros ojos necesitan unos cuidados específicos. Aquí os dejamos una entrevista en la que el Dr. José Luis Ramos, oftalmólogo de Clínica Baviera Málaga, nos desvela las claves para que nuestra vista no sea un problema para disfrutar de las vacaciones…

¿Cuáles son los problemas visuales más comunes durante el verano?

Fundamentalmente las irritaciones provocadas por el cloro de las piscinas y por la exposición al sol.  Los ojos están recubiertos por una película lagrimal que se produce continuamente y que nos protege y elimina sustancias. Si esta película lagrimal se ve alterada por el cloro o por la  excesiva exposición al sol, en la superficie del ojo se pueden producir problemas como conjuntivitis o queratitis.

¿Qué podemos hacer para prevenir estos problemas?

Debemos moderar en la medida de lo posible la exposición al cloro, especialmente en el caso de los niños, haciendo que utilicen gafas de bucear. Y en casa, una vez que se ha producido el problema y ya existe irritación, podemos utilizar lágrima artificial que podemos adquirir en la farmacia sin necesidad de prescripción médica. Estas lágrimas recuperan la superficie del ojo que se ha visto alterada y provocan una sensación muy agradable por su efecto inmediato.

¿Y se pueden producir otros problemas oculares, al margen de la exposición al cloro?

Ahora hay que tener mucho cuidado con la exposición al sol. En esta época del año pasamos mucho tiempo al aire libre y es muy recomendable que personas que estén en la playa o haciendo deporte utilicen gafas de sol porque el sol, además de quemaduras e irritaciones en la piel, también afecta a los ojos provocando conjuntivitis o queratitis y, a largo plazo, favorece la aparición de cataratas y de degeneración macular.

Y hay que tener mucho cuidado al elegir las gafas de sol…

Efectivamente. Se supone que las gafas de sol que se venden de forma legal han pasado por controles CE y este símbolo aparece grabado, normalmente, en el interior de la patilla de las gafas. Eso significa que están homologadas y que, por lo tanto, cumplen ciertos requisitos. Es muy peligroso ponerse unas gafas de sol muy oscuras, que dilatan la pupila, pero sin filtro ultravioleta, y que dejen pasar estos rayos, que están fuera del espectro visible del ser humano (no se ven), pero pueden dañar, incluso, la retina.  Por eso debemos adquirir las gafas de sol en el sitio adecuado, en una tienda de gafas de sol o en una óptica.

Para aquellos que vayan en motocicleta, el casco integral supone la mejor opción, ¿verdad?

Claro. El motorista está muy expuesto al viento, a las partículas que puedan salir despedidas de otros vehículos…  Por esta razón, es muy importante que los motoristas utilicen un casco integral o con visera y que, además, esa visera no sea muy oscura para que cuando entremos en un túnel o cuando se produzca un cambio de luz no nos afecte. Las ideales son esas viseras dobles, con una visera exterior que protege del viento, y una visera interior o unas gafas integrales oscuras que se pueden utilizar en un momento dado para protegerse del sol. También, por supuesto, el casco o la visera deben tener una protección anti vaho para que no se produzca una condensación de agua que puede disminuir la visión. Cuando se conduce, el 90% de la información que recibimos procede del sentido de la vista.

Volviendo al tema de las gafas de sol, ¿el color de los cristales da lo mismo?

El color da lo mismo, únicamente cambia la luz visible que percibimos. Lo más importante es que el cristal tenga un filtro ultravioleta, que es invisible. Existen gafas naranjas o marrones que están especialmente indicadas en personas que tienen enfermedades de la mácula porque protegen más de la luz, aparte de proteger de los rayos ultravioleta.

¿Cómo afecta a la vista el agua salada?

El agua salada, excepto que sea agua contaminada, no es mala para los ojos.  Por ejemplo, en las farmacias existen productos derivados del agua del mar para la limpieza del ojo y los oftalmólogos utilizamos mucho el suero fisiológico o el suero salino que tiene una composición muy parecida al agua del mar. En general en el mar no vamos a tener problemas de visión si el agua está limpia y, se supone que si el baño está permitido, el agua está en perfecto estado. Si llevamos lentes de contacto, por supuesto, debemos prestar especial cuidado cuando nos bañamos porque durante el verano aumenta el riesgo de infección, ya que llevamos las lentillas más horas y solemos descuidar el nivel de higiene.

Muchas gracias, doctor…

Consejos visuales para el verano
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)