El glaucoma congénito o glaucoma infantil engloba a varios subtipos de glaucoma poco frecuentes (afectan a 1 de cada 30.000 niños recién nacidos vivos) pero que pueden provocar una pérdida visual severa e irreversible en los pacientes que los padecen. Lo que caracteriza al glaucoma congénito es que aparece en los primeros meses de vida del niño o en la primera infancia (antes de los tres años) y está provocado por un aumento de la presión intraocular (PIO) que daña las fibras del nervio óptico, que está encargado de transmitir la información visual desde los ojos al cerebro.

En el caso del glaucoma congénito primario (el subtipo más frecuente), la presión intraocular aumenta porque el drenaje del humor acuoso por el ángulo que forman la córnea y el iris está afectado como consecuencia de un desarrollo anormal o está obstruido por alguna razón.

En algunas ocasiones, el diagnóstico de este glaucoma lo realiza el propio pediatra aunque es habitual que los padres sean los primeros en percibir ciertos síntomas de alarma como lagrimeo, fotofobia (molestia por la luz) o blefaroespasmo (cierre involuntario de los párpados). En los casos más graves se producen opacidades corneales (la córnea se vuelve blanquecina). Cuando la sospecha del diagnóstico es alta, suele ser necesario realizar una exploración bajo anestesia en el quirófano.

Este tipo de glaucoma generalmente requiere un tratamiento quirúrgico que suele ser precoz para preservar la visión del paciente (goniotomías, trabeculectomías o colocación de dispositivos de drenaje –válvulas-). El objetivo de estos tratamientos es conseguir presiones intraoculares normales o aceptables solucionando el defecto del ángulo de forma que el nervio óptico no sufra nuevos daños

Los pacientes que sufren glaucoma congénito deberán realizarse revisiones oftalmológicas continuadas a lo largo de toda su vida ya que es habitual que padezcan otras complicaciones oculares, como cataratas, desprendimiento de retina o inflamaciones. Al tratarse de una enfermedad que afecta a los ojos durante los primeros años de vida en los que se produce el desarrollo del sistema visual, además de los tratamientos para controlar la PIO, los pacientes con glaucoma congénito pueden necesitar tratamientos para una correcta rehabilitación visual.

Glaucoma congénito
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)