El glaucoma pigmentario es un tipo de glaucoma secundario que aparece producido por el denominado síndrome de dispersión pigmentaria. El síndrome de dispersión pigmentaria se produce por la liberación de los gránulos de pigmento del epitelio pigmentario del iris, la parte coloreada del ojo. Estas partículas de pigmento circulan por la cámara anterior del ojo (la superficie que se encuentra entre la córnea y el iris y el cristalino) y pueden depositarse en los canales de salida del humor acuoso hasta llegar a obstruirlos y provocar un aumento de la presión intraocular (PIO). Esta presión intraocular elevada puede dañar las fibras del nervio óptico provocando un deterioro progresivo del campo visual y graves secuelas visuales. Este tipo de glaucoma es más común en adultos jóvenes (suele aparecer durante la tercera o cuarta década de vida), de sexo masculino, raza blanca, y, particularmente, en miopes. Aproximadamente entre el 30 y el 50% de las personas que padecen síndrome de dispersión pigmentaria pueden evolucionar hacia un glaucoma.

Descarga la guía:

Habitualmente, el glaucoma pigmentario no presenta ningún tipo de síntoma, como el glaucoma de ángulo abierto. Este carácter asintomático de la enfermedad provoca que, en ocasiones, el diagnóstico se produzca cuando ya exista un daño visual avanzado y, generalmente, irreversible. Una vez se produce el examen por parte del médico oftalmólogo, ese suele detectar, además de la presión intraocular elevada, la presencia de las partículas de pigmento en la parte posterior de la córnea (endotelio corneal) formando lo que se conoce como “huso de krukenberg”, depósitos de pigmento en la malla trabecular por donde se drena el humor acuoso y la atrofia del iris debida a la liberación de pigmento.

Los pacientes a los que se les ha diagnosticado síndrome de dispersión pigmentaria deben realizarse revisiones cada seis meses aunque no se les haya detectado signos de aparición de glaucoma. En estas evaluaciones se valorará el estado del nervio óptico, del campo visual y se les medirá la presión intraocular.

El tratamiento del glaucoma pigmentario, al igual que el del resto de glaucomas, está orientado a reducir la presión intraocular a través del uso de fármacos en forma de colirio, cirugía láser o cirugía tradicional.





¿Por qué veo mal?




¿Qué es el glaucoma pigmentario?
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)