Las cataratas se producen por una pérdida de la transparencia del cristalino, la lente del ojo que nos permite ver bien de lejos y de cerca. Esta pérdida de transparencia, generalmente se genera porque, a medida que cumplimos años, se producen una serie de cambios en las proteínas del cristalino, que se van degradando y provocan la opacidad de esta lente. Esta degeneración es inevitable y todos acabaremos sufriéndola. Pero, las cataratas no sólo aparecen en personas mayores.

Las cataratas congénitas son aquellas que afectan a los bebés desde su nacimiento. Son poco comunes y pueden ser hereditarias o venir provocadas por alguna infección viral que haya padecido a la madre durante el embarazo (rubeola, varicela…) o algún proceso metabólico. Pueden afectar a un ojo o a los dos y presentan unas características especiales, ya que se suelen detectar porque el bebé presenta una opacidad de la pupila, que no se ve negra, sino blanca, y, en ocasiones, manifiesta movimientos oculares rápidos inusuales (nistagma).  Debe ser un oftalmólogo especializado el que valore cada caso, pero es importante insistir en que el diagnóstico debe ser lo más temprano posible porque las cataratas congénitas deben ser tratadas de forma precoz. El tratamiento, generalmente, suele pasar por la cirugía.
El desarrollo visual se produce desde las primeras semanas de vida y para que la visión se desarrolle completamente, el ojo necesita producir una imagen clara de los objetos. Si las imágenes de los objetos que llegan al cerebro están desenfocadas por la existencia de una catarata, el cerebro “ignorará” estos estímulos para emplear sólo las que envía el ojo sano. A esto se le llama ambliopía u ojo vago (http://www.clinicabaviera.com/ojo-vago-ambliopia) y puede provocar la pérdida de visión en uno u ambos ojos, en función de si las cataratas afectan a un ojo o a los dos.

Las cataratas también pueden surgir asociadas a ciertas enfermedades, como la diabetes, el glaucoma o la miopía elevada, pueden estar provocadas por el consumo de ciertos medicamentos o por traumatismos oculares.

Las cataratas no siempre aparecen asociadas a la edad
1 vote, 5.00 avg. rating (89% score)