El ojo no funciona de forma independiente al resto del cuerpo, sino que está relacionado con el resto de órganos y es habitual que, a través del ojo, se diagnostiquen múltiples enfermedades que, de otra forma, podrían haber pasado desapercibidas, como la diabetes o la hipercolesterolemia. Esto ocurre, porque al contrario que muchas otras estructuras corporales, el ojo es muy accesible. Por ejemplo, con un simple examen de fondo de ojo podemos tener acceso al sistema circulatorio. Los vasos sanguíneos de la retina son muy pequeños, los más grandes apenas abarcan 100-200 micras, y los capilares sólo 10 micras, pero aportan información muy relevante. Son “pequeñas ventanas a nuestro organismo”.
Por ejemplo, un estudio reciente elaborado en la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, ha concluido que el análisis de los vasos sanguíneos del globo ocular puede llegar a indicar el efecto de la polución sobre la salud de este órgano. Los investigadores han concluido que los vasos sanguíneos de la retina son representativos de los vasos de cualquier otra parte del organismo, incluidos lo que llegan al corazón. De esta forma, han deducido que la contaminación ambiental incrementa el riesgo de enfermedades cardíacas. Según esta investigación, las probabilidades de cardiopatías en mujeres que viven en áreas con alta contaminación aumentan un 3% respecto a aquellas mujeres que viven en áreas donde la exposición a la polución es menos prolongada.
Y, ¿qué se deduce de todo esto? Muy sencillo. Que es fundamental cuidar de nuestra salud visual ya que los ojos, además de brindarnos una correcta visión, también nos aportan información sobre el resto del organismo. Por lo tanto, es aconsejable realizar visitas periódicas al oftalmólogo para comprobar que todo funciona correctamente.

ojo

Los ojos un espejo de nuestra salud
1 vote, 5.00 avg. rating (89% score)