La neuritis óptica isquémica o neuropatía óptica isquémica se manifiesta con una pérdida de la visión central, de la visión lateral o de ambas y se debe a una alteración en el flujo sanguíneo que llega al nervio óptico. Esta disminución de la visión se produce de manera súbita, unilateral (en un solo ojo) y no se suele acompañar de dolor ocular.

El nervio óptico es el encargado de transmitir las imágenes en forma de impulsos nerviosos desde el ojo al cerebro. Al nervio óptico llegan múltiples vasos sanguíneos que aportan sangre rica en oxígeno y nutrientes necesarios para garantizar una buena visión. Si este flujo sanguíneo se ve interrumpido o mermado la visión se ve perjudicada.

Descarga la guía:

Tipos

Generalmente se suele hablar de dos tipos de neuropatía óptica isquémica atendiendo a la parte del nervio óptico que se vea afectada por los problemas en el flujo sanguíneo:

-Neuropatía óptica isquémica anterior (NOIA). En este caso, el flujo sanguíneo se interrumpe en la parte anterior (frontal) del nervio óptico, en la conocida como papila o cabeza del nervio óptico. Es la forma más frecuente de la enfermedad y puede ser de dos tipos:

  • Neuropatía óptica isquémica anterior arterítica (NOIA-A). Se produce por la inflamación de las arterias que suministran sangre al nervio óptico y que se debe a una arteritis de células gigantes u otra vasculitis. Es la forma menos frecuente y se da, sobre todo, en personas mayores de 55 años.
  • Neuropatía óptica isquémica anterior no arterítica (NOIA-NA). Es la forma más común de la enfermedad y se debe a la oclusión de las arterias ciliares posteriores cortas.

-Neuropatía óptica isquémica posterior (NOIP). Es una forma menos frecuente de la enfermedad y se debe a una alteración en el riego sanguíneo en la parte posterior del nervio óptico, a cierta distancia del globo ocular.

Causas

Las principales causas de aparición de la neuritis óptica isquémica son la arteritis temporal (inflamación de los vasos sanguíneos), la aterosclerosis, enfermedades del colágeno, embolias y la diabetes mellitus. Este tipo de problemas suelen aparecer en personas mayores de 50 años o personas con factores de riesgo como la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, alteraciones en el colesterol y triglicéridos o personas fumadoras.

Tratamiento

Por el momento no existe un tratamiento efectivo contra la neuritis óptica isquémica aunque suelen administrarse corticoesteroides para reducir la inflamación asociada a la enfermedad. Es habitual el tratamiento de las causas subyacentes que provocan esta patología para controlarla y prevenir una mayor pérdida de visión.





¿Por qué veo mal?




Neuritis óptica isquémica
1 vote, 5.00 avg. rating (89% score)