¿Alguna vez os habéis preguntado por qué nos lloran los ojos cuando hace mucho viento?
Aunque pueda resultar contradictorio, el lagrimeo excesivo en estas circunstancias se debe a que nuestro organismo detecta que las lágrimas que sirven para lubricar el ojo se evaporan más rápidamente por la acción del aire y por eso, nuestras glándulas lagrimales producen más cantidad de lágrimas, aunque éstas suelen ser lágrimas de baja calidad que no aportan nutrientes y protectores necesarios. Esta sensación de lagrimeo suele acentuarse en aquellas personas que padecen Síndrome del Ojo Seco.
El Síndrome del Ojo Seco es  se produce por una alteración de la película lagrimal, bien porque no se producen lágrimas suficientes o bien porque no se producen lagrimas de suficiente calidad para mantener bien hidratado y nutrido el ojo.  Las personas que padecen Síndrome del Ojo Seco suelen notar sensación de cuerpo extraño (arenilla), ardor y escozor, visión borrosa que mejora al parpadear y, en ocasiones, intolerancia a las lentillas o a los ambientes  donde hay mucho humo.
Las causas que provocan el Síndrome del Ojo Seco son múltiples y variadas, entre otras, la edad (la mayoría de las personas mayores de 65 años experimentan síntomas), el sexo (las mujeres son más propensas a padecerlo por los cambios hormonales) o el uso de ciertos medicamentos (antihistamínicos, descongestionantes, medicamentos para la presión arterial y antidepresivos).
Esta patología es difícil de prevenir, pero sí se pueden desarrollar ciertos comportamientos para reducir algunos factores considerados como agentes causantes. En esta época del año, buenos consejos para las personas propensas a sufrir ojo seco serían el uso de humidificadores y no abusar de la calefacción.

¿Por qué lloramos cuando hace viento?
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)