Actualmente, en el ámbito laboral, muchas personas padecen o han padecido algún trastorno oftalmológico provocado por las actividades que desempeñan dentro de su profesión. Los problemas más habituales, además del síndrome del ojo seco que suele estar relacionado con el abuso de las lentes de contacto o con el exceso de horas de trabajo frente a la pantalla del ordenador, son las quemaduras, los traumatismos o la introducción de cuerpos extraños en los ojos.
Hasta un 90% de las lesiones en los ojos relacionadas con el trabajo pueden prevenirse usando la adecuada protección cada vez que se manipula alguna maquinaria o cuando se desarrollan actividades peligrosas que puedan llevar a lesiones o trastornos oculares provocados por el vuelo súbito de objetos o productos químicos, la exposición a radiación o la combinación de estos elementos u otros peligros.
La protección ocular es obligatoria en muchos lugares de trabajo para salvaguardar a los trabajadores contra peligros de varios tipos: mecánicos (impactos, polvo), químicos (salpicaduras de productos químicos), radiaciones (infrarrojos, ultravioleta), térmicos (líquidos calientes, llamas) y eléctricos (contacto directo). Las lesiones oculares, que pueden llevar a la pérdida de visión, la incapacitación o la ceguera, se pueden reducir y evitar mediante el uso del equipo apropiado para la protección ocular, que debe combinar la comodidad, la seguridad y la buena ventilación. Básicamente existen dos tipos de protección ocular: las gafas de protección (de montura universal o de montura integral) y las pantallas de protección (que pueden ser faciales, de mano, faciales integrales y faciales montadas).
En la actualidad, una gran parte de la actividad laboral se desarrolla frente a las pantallas de los ordenadores. En este tipo de trabajos, el trastorno visual más habitual es el síndrome del ojo seco que consiste en una insuficiencia crónica en la lubricación y humectación del ojo. Los síntomas más comunes del síndrome del ojo seco son una sensación persistente de sequedad, pinchazo y quemazón en los ojos. Algunas personas tienen, además, sensación de cuerpo extraño u ojos llorosos debido a que la sequedad excesiva de los ojos sobreestimula el componente acuoso de la lágrima.
Aquí os dejamos algunos consejos para evitar los síntomas del síndrome del ojo seco:

  •  Haz una pausa de cinco minutos por cada hora de exposición a la pantalla del ordenador.
  • Evita los destellos y reflejos en la pantalla del ordenador.
  • Coloca la pantalla del ordenador a una distancia adecuada. Lo ideal es que esté entre 50 y 60 centímetros.
  • Asegúrate de que trabajas con una luz apropiada. Ubica la zona de trabajo preferiblemente frente a una ventana para aprovechar la luz natural. Utiliza una luz ambiental y otra de trabajo para evitar las sombras.

habitos no saludables

Riesgos oculares en el trabajo
1 vote, 5.00 avg. rating (89% score)