La tensión intraocular, tensión ocular o presión intraocular (PIO) es la fuerza que realizan los líquidos que se encuentran en el interior del ojo (el humor vítreo y el humor acuoso, pero, sobre todo, este último) sobre las estructuras compactas del ojo que, además, son flexibles (la córnea, el iris, el cristalino…), y que contribuye a mantener su forma esférica. De tal manera que si comparamos el ojo con un globo, la tensión intraocular sería la presión que ejerce el aire sobre el globo que rellena.

Entre la población general, la presión intraocular suele variar entre los 10 y los 20 miligramos de mercurio (mmHg). A grandes rasgos, se considera que existe tensión ocular alta cuando este valor supera los 21 mmHg (habitualmente en dos mediciones consecutivas) y se considera que existe tensión ocular baja cuando este valor es inferior a los 6 mmHg. Una presión intraocular que se encuentre por encima de los parámetros normales puede indicar que el paciente padece o puede padecer glaucoma, una enfermedad que afecta al nervio óptico reduciendo progresivamente el campo visual del paciente y que puede llevar a la pérdida de visión. Es importante tener en cuenta que no todas las tensiones intraoculares altas implican glaucoma, ni todos los tipos de glaucoma se manifiestan con tensiones intraoculares altas, como es el caso del glaucoma normotensivo.

En la mayor parte de las personas la presión intraocular no se mantiene constante a lo largo del día, sino que ésta fluctúa según la hora y, además, puede cambiar por multitud de motivos. Por otra parte, la mayor parte de los procedimientos para medición de tensión intraocular no dan valores exactos. Por esta razón, la mejor manera de controlar la presión intraocular es realizar varias mediciones a lo largo del tiempo y así se les recomienda a los pacientes con tensión ocular alta.

Además, es importante precisar que el valor de la tensión ocular no presenta relación con la presión arterial (o tensión arterial) tal y como se suele oír: una persona puede tener la presión arterial alta y la presión intraocular normal y viceversa.

Algunos factores de riesgo para tener la presión intraocular elevada son:

  • Tener antecedentes familiares.
  • Padecer diabetes mellitus.
  • Tener una miopía elevada.
  • Tener más de 50 años.
¿Qué es la tensión intraocular?
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)