Hace unos días os explicábamos qué es el queratocono y por qué se produce.

En esta ocasión, el Dr. Rafael Bilbao, oftalmólogo de la Unidad de Córnea de Clínica Baviera Madrid, nos explica los procedimientos que aplican los especialistas para frenar el avance de esta patología desde las Unidades de Córnea: los anillos intracorneales, el crosslinking y el trasplante de córnea.
Uno de los procedimientos más novedosos para el tratamiento del queratocono es el crosslinking corneal.
La córnea es la parte transparente situada al frente del ojo que permite el paso de la luz y que protege al iris y al cristalino. Su función es clave para la capacidad de enfoque y refracción del ojo. Las queratectasias o ectasias corneales son un grupo de enfermedades degenerativas que original el progresivo adelgazamiento, debilitamiento y deformación de la córnea, siendo la más frecuente de estas patologías el queratocono, que ocasiona la aparición de altos defectos refractivos (miopía, astigmatismo…), pérdida de transparencia corneal (visión borrosa), la falta de agudeza visual, la mala visión nocturna y la fotofobia, entre otros trastornos.
Dado que las enfermedades degenerativas son progresiva, la situación del paciente va empeorando poco a poco. Hasta hace relativamente poco tiempo la única solución al queratocono era el trasplante de córnea. Esta intervención, aunque eficaz, es muy delicada, no sólo por su naturaleza (se necesita tejido donante), sino por el riesgo permanente de rechazo del injerto (estas personas pueden necesitar incluso tratamiento inmunodepresor). De ahí la importancia de la aparición del crosslinking, un nuevo avance en el tratamiento de estas patologías que afectan a más de 230.000 personas en España.
El crosslinking es una técnica que consiste en combinar vitamina B2 (riboflavina) con los rayos ultravioleta (UVA). Al producirse la interacción de estos dos elementos, se provoca la aparición de nuevos enlaces entre el colágeno corneal, lo que refuerza y endurece la córnea, mejorando su calidad.
Aunque no es una técnica invasiva, ya que no se penetra dentro del globo ocular sino que se actúa sólo en la superficie de la córnea, se suele realizar en quirófano por motivos de asepsia. Normalmente su realización no suele superar los 30 minutos por ojo y con una sola sesión es suficiente, aunque no hay inconveniente en repetirla si fuese necesario. El grado de eficacia de esta técnica es muy alto, logrando en el 99% de los casos, un endurecimiento de la cornea en un 70-80%.
El tratamiento está indicado en los casos iniciales de queratectasias, para evitar o, al menos, frenar este proceso degenerativo. En los casos más avanzados se puede combinar con otras técnicas como los anillos corneales.

 

 

Dr. Rafael Bilbao tratamiento Queratocono

 

¿Cómo se trata el Queratocono?
2 votes, 4.50 avg. rating (86% score)