PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE OPERACIONES LÁSER

¿Cuánto tiempo se lleva realizando la cirugía láser ocular?

Desde su introducción, en 1990, más de diez millones de personas han solucionado su problema visual con láser Excímer. A partir de este momento, los oftalmólogos recomiendan tratarla con cirugía láser ocular.

Pide cita
sin compromiso
Solicitar
información
Pedir cita
sin compromiso

Sí. La técnica LASIK permite corregir la miopía, la hipermetropía y/o el astigmatismo en la misma intervención.

La intervención es muy rápida, apenas dura unos minutos, aunque depende de la graduación que se quiera corregir. La operación no requiere preparación previa y a los 30 minutos, tras un breve reposo y una primera revisión postoperatoria, el paciente puede abandonar la clínica por su propio pie.

Si la intervención se practica cuando la graduación está estabilizada, el problema refractivo no suele volver a aparecer. En un escaso porcentaje, algunas personas pueden necesitar pequeños retoques adicionales.

En absoluto. En ocasiones pueden aparecer pequeñas molestias similares a las producidas por una mota de polvo o una ligera presión en el ojo. Para la intervención se utilizan gotas anestésicas que permiten que el paciente no sienta nada.

Es necesario entender que, dado que se trata de una operación de microcirugía, el paciente no debe realizar movimientos de cabeza y cuerpo. No obstante, durante la fase de aplicación del láser, el sistema dispone de un dispositivo llamado eye-tracker que permite corregir los pequeños movimientos oculares.

Aunque sea una intervención extraocular y ambulatoria, no debemos olvidar que la cirugía láser ocular es una operación y, por tanto, conlleva cierto nivel de riesgo por mínimo que sea. Por esta razón es importante destacar la importancia de la consulta preoperatoria, ya que permite al oftalmólogo establecer los criterios médicos que evitan correr riesgos innecesarios.

En Clínica Baviera alrededor de un 15% de los pacientes que pasan por consulta son considerados “no aptos” para la cirugía láser ocular. En estos casos, nuestros oftalmólogos les proponen tratamientos quirúrgicos alternativos o simplemente les explican que deben seguir utilizando gafas y/o lentillas.

La indicación, las alternativas, la intervención y las posibles complicaciones son explicadas detenidamente por un oftalmólogo en la consulta. El especialista, además, quedará a disposición del paciente para aclarar cualquier duda que le pueda surgir.

Los procedimientos LASIK y PRK/LASEK, por su sencillez, requieren muy poca medicación postoperatoria: unos colirios y unas lágrimas artificiales que deberán utilizarse durante un breve periodo de tiempo.

Después de la intervención se programan una serie de revisiones médicas:

  • Aproximadamente a las 24 horas.
  • Aproximadamente a la semana.
  • Aproximadamente al mes.
  • Aproximadamente a los 3 meses se realiza el último control para el alta médica definitiva.
* Después de una cirugía LASIK, el paciente sale de la clínica por su propio pie, con los ojos levemente irritados y/o llorosos, pero con la suficiente visión como para poder desplazarse. Al día siguiente verá mucho mejor y, dependiendo del defecto tratado y de la magnitud del mismo, la recuperación será progresiva, en días, hasta alcanzar la visión adecuada. Habitualmente, los pacientes intervenidos con esta técnica podrán realizar sus tareas habituales, incluso leer o ver la televisión, al día siguiente de la intervención. * Después de una cirugía PRK o LASEK, el paciente sale de la clínica por su propio pie con la suficiente visión como para caminar y desplazarse, aunque con los ojos levemente irritados y/o llorosos. El paciente puede sentir molestias, y llevará una lente de contacto terapéutica adaptada por el oftalmólogo. Al día siguiente verá mucho mejor y, dependiendo del defecto tratado y de la magnitud del mismo, la recuperación visual será progresiva, en días. Sin embargo, será a partir de la retirada de la lente de contacto cuando comience a objetivar la mejoría. Habitualmente, los pacientes intervenidos con esta técnica podrán realizar sus tareas habituales, incluso leer o ver la televisión, al día siguiente de la intervención. Debemos recordar que, como sucede en todas las intervenciones quirúrgicas, el paso del tiempo y el propio proceso fisiológico de recuperación permitirán alcanzar la recuperación funcional de la visión adecuada a cada caso.

No. Por esta razón es importante evitar cualquier sustancia que pueda provocar picor en los ojos: jabón, arena… Durante las cuatro primeras semanas después de la intervención es indispensable intentar no frotarse los ojos.

Tras una intervención con LASIK, la recuperación visual del paciente es muy rápida, prácticamente en horas y, en la mayoría de los casos, se puede reincorporar a su actividad normal al día siguiente de la operación. El resultado final y la completa estabilidad se suelen alcanzar al cabo de una semana, aunque, en determinadas ocasiones, puede llegar a transcurrir un mes hasta alcanzar este objetivo.

El proceso de recuperación visual es algo más largo en las intervenciones realizadas con la técnica LASEK/PRK. No obstante, todo dependerá de las particularidades de cada paciente, que influirán de forma definitiva en el proceso.

Es importante no olvidar que, aunque la operación de cirugía láser ocular es muy sencilla y no invasiva, no deja de ser una intervención que debe ir acompañada de los necesarios cuidados postoperatorios, aunque sean mínimos, y de un tiempo de recuperación, variable según las condiciones del paciente.

Nuestro servicio de urgencia está disponible las 24 horas del día los 365 días del año. Si por una incidencia en la comunicación telefónica o por problemas de cualquier otra índole no fuera posible realizar este servicio, el paciente deberá acudir al hospital con urgencias oftalmológicas más cercano.

En principio, está indicado que se puede volver a usar maquillaje en los ojos una semana después de la intervención, aunque se debe consultar con el oltalmólogo.

Actualmente los límites se sitúan aproximadamente en 10-12 dioptrías para los miopes y 5 para los hipermétropes y sin límite para los astígmatas. Sin embargo, estos límites pueden variar según las particularidades de cada paciente.

En el caso de que, tras haber estudiado detenidamente un caso, el oftalmólogo decidiera que no se puede recurrir a la cirugía láser debido a la elevada graduación del paciente, la alternativa podría ser la cirugía refractiva intraocular.

No. Es necesario esperar a dar a luz y a finalizar el periodo de lactancia. Durante el embarazo pueden producirse ligeras alteraciones de la graduación y durante el periodo de lactancia puede existir el riesgo de que la medicación postoperatoria llegue a la leche materna.

En el caso de que, tras haber estudiado detenidamente un caso, el oftalmólogo decidiera que un paciente no puede recurrir a la cirugía refractiva láser debido a su elevada graduación o a las características de su ojo, la alternativa podría ser la implantación de una lente intraocular.