Icono Glaucoma

DACRIOCISTORRINOSTOMÍA

La dacriocistorrinostomía es un procedimiento quirúrgico cuyo objetivo es abrir una vía de comunicación alternativa entre el saco lagrimal y la fosa nasal para garantizar el correcto drenaje de la lágrima en el ojo cuando se ha producido una obstrucción de las vías lagrimales.

Habitualmente, la lágrima (que sirve para mantener hidratado el ojo) se produce en la glándula lagrimal y, con cada parpadeo, es empujada hacia los puntos lagrimales y, posteriormente a los sacos lagrimales. Posteriormente, se dirige hacia la nariz a través del conducto nasolagrimal (un conducto situado en el interior de los huesos nasales) hasta desembocar en las fosas nasales. Cuando la vía lagrimal está obstruida, la lágrima no se puede drenar y esto provoca que rebose sobre el párpado. Además, esta misma lágrima retenida puede provocar infecciones.

Por lo tanto, el objetivo de la dacriocistorrinostomía es:

  • Conseguir el adecuado drenaje de la lágrima.
  • Disminuir la epífora o lagrimeo excesivo que, en ocasiones, puede aparecer acompañada de secreciones (legañas), ojo rojo u aparición de un pequeño bulto en el ángulo interno del ojo a la altura del saco lagrimal y que se denomina mucocele.
  • Disminuir las infecciones recurrentes del sacro lagrimal (dacriocisitis) que provoca el incorrecto drenaje de la lágrima.

¿CÓMO ES EL PROCEDIMIENTO?

La dacriocistorrinostomía consiste, básicamente en la realización de una apertura a nivel del hueso nasal y que se denomina osteotomía. Esta apertura se puede realizar:

  • A través de una pequeña incisión en la piel. Dacriocistorrinostomía externa.
  • Por vía endonasal. Dacriocistorrinostomía interna. En este caso, la intervención se puede realizar empleando un microscopio óptico, un endoscopio quirúrgico o un láser.

Esta cirugía se suele realizar de forma ambulatoria (sin ingreso) empleando anestesia local o general potenciada con sedación y analgesia.

Además, es habitual que durante la cirugía se coloque una prótesis de silicona en la vía lagrimal de manera temporal para que el nuevo orificio se mantenga abierto y para asegurar su permeabilidad y el correcto drenaje. Esta prótesis se mantendrá durante un tiempo variable que puede alcanzar varios meses y se retirará dependiendo del criterio del cirujano y en función de la evolución de la cicatrización.