DEGENERACIÓN MACULAR EN JÓVENES

Icono DMAE

La degeneración macular en jóvenes se presenta como un deterioro gradual de la retina y/o de la coroides que afecta a la mácula y a la visión central.

¿QUÉ ES Y CUÁLES SON SUS CAUSAS?

El término degeneración macular en jóvenes abarca un gran número de patologías que se presentan como degeneraciones progresivas de la retina y/o de la coroides (parte de la úvea que suministra nutrientes a la retina mediante vasos sanguíneos y tejido conectivo) y que, de alguna manera, afectan a la mácula ocular, la parte central de la retina encargada de la visión central y de la visión de los detalles y el movimiento en niños y adultos jóvenes. Habitualmente, este tipo de degeneraciones, aparecen como manifestaciones de otras enfermedades metabólicas o mutaciones de genes que se expresan en esta parte de la retina y suelen ser bilaterales (afectar a los dos ojos) y simétricas (evolucionan de forma similar en los dos ojos). En todo caso, la degeneración macular en jóvenes debe diferenciarse de la DMAE ( degeneración macular asociada a la edad), que se presenta, sobre todo, a partir de los 50 años.

Este tipo de enfermedades generalmente suelen empezar en una edad temprana, tienen una progresión lenta y provocan una disminución de la agudeza visual central y escotoma central (zona de disminución de la visión o ceguera en el centro de la imagen), lo que impide desarrollar muchas actividades de la vida cotidiana.

La enfermedad de Stargardt es la degeneración macular en jóvenes más común. Otros tipos de degeneración macular en jóvenes son la enfermedad de Best (también llamada distrofia retinal vitelliforme de Best) y la retinosquisis juvenil. La enfermedad de Stargardt o distrofia macular de Stargardt es una enfermedad hereditaria que suele comenzar en la primera o segunda década de vida y que se caracteriza por una pérdida progresiva de las células fotorreceptoras que se encuentran en la mácula. Por esta razón, el paciente sufre una reducción de la visión central y, de forma lenta y progresiva, esta patología puede llegar a ocasionar una gran disminución de la agudeza visual. Los pacientes que sufren este tipo de degeneración macular suelen presentar cambios atróficos en la mácula y unos peculiares flecos amarillentos variables en tamaño, forma y distribución.

EL TRATAMIENTO

Hasta ahora no existe un tratamiento efectivo para mejorar la visión y prevenir la progresión de esta enfermedad. Sin embargo, los ensayos clínicos con terapia génica y células estaminales representan una gran esperanza en un futuro cercano.