POSTOPERATORIO DEL DESPRENDIMIENTO DE RETINA

Icono DMAE

En caso de desprendimiento de retina, las pautas posteriores a la consulta dependerán del tratamiento aplicado. A veces los tratamientos son urgentes

¿CÓMO ES EL POSTOPERATORIO DEL DESPRENDIMIENTO DE RETINA?

En los casos en los que el paciente sufre desprendimiento de retina, las indicaciones del oftalmólogo para los días posteriores a la consulta o, en su caso, al tratamiento, ya sea este quirúrgico o no, dependerán del tipo de tratamiento indicado por el médico especialista, por lo tanto, el postoperatorio del desprendimiento de retina, variará en función del tratamiento aplicado. El tipo de intervención elegida por el oftalmólogo dependerá de la gravedad, del grado y de la fase en la que se encuentre el desprendimiento. En algunas ocasiones, el paciente deberá someterse a tratamiento quirúrgico con urgencia.

La técnica más utilizada por los oftalmólogos especializados en retina, sobre todo cuando existe un desgarro o agujero en la retina y todavía no se ha llegado a producir desprendimiento es la fotocoagulación con láser. Gracias a la utilización del láser se sellan estas roturas. En estos casos también es habitual el uso de la crioterapia en la que, con la aplicación de frío, el tejido se congela cicatrizando la rotura retiniana. El tiempo necesario para que el láser o el frío (crioterapia) produzca una cicatriz en la retina es de entre una semana y diez días. Durante este periodo, el paciente deberá estar en reposo siguiendo las indicaciones del cirujano. A veces, mientras se consolidan estas adherencias, es necesario que el oftalmólogo sostenga la retina mediante la inyección en el ojo de una burbuja de gas, líquidos pesados o de una banda de silicona. Cuando el oftalmólogo emplea el gas en este tipo de tratamiento, el paciente deberá guardar una postura postoperatoria (normalmente deberá estar boca abajo) hasta que el gas introducido desaparezca. En los casos en los que se emplea gas, es más que probable que la visión no sea buena hasta que este desaparezca.

Los casos más complicados de desprendimiento de retina se tratan con una técnica quirúrgica denominada vitrectomía, que consiste en extraer el humor vítreo de la cavidad ocular y sustituirlo por otro material (una solución salina, aire, gas o incluso aceite de silicona). Durante el postoperatorio de esta cirugía, el paciente deberá seguir las indicaciones del cirujano, que variarán en función del procedimiento y los materiales utilizados. El uso de determinados medicamentos antibióticos o antiinflamatorios, mantener una determinada postura o no viajar en avión, pueden ser algunas de las recomendaciones indicadas a los pacientes operados con vitrectomía. En todo caso, el paciente deberá acudir a todos los controles postoperatorios con su médico para vigilar su evolución.