SÍNTOMAS DEL DESPRENDIMIENTO DE RETINA

Icono DMAE

La aparición de destellos luminosos, un velo en el campo visual y cuerpos flotantes (moscas) son algunos de los síntomas del desprendimiento de retina

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DEL RESPRENDIMIENTO DE RETINA?

La aparición repentina de destellos luminosos y cuerpos flotantes (moscas) en el campo de visión pueden ser algunos de los síntomas del desprendimiento de retina. Otro síntoma típico del desprendimiento de retina es la aparición de un velo o telón que cubre parte del campo visual. Según la extensión y la localización del desprendimiento de retina, este afectará más o menos a la función visual. Los desprendimientos más graves son los que alcanzan a la zona central de la retina, conocida como mácula o mácula lútea, que es la zona de máxima visión de la retina que permite percibir los detalles. Una de las principales características del desprendimiento de retina es que el paciente no siente dolor, ya que la retina no tiene terminaciones nerviosas sensitivas.

La retina es una delgada capa de tejido formado por células nerviosas que está ubicada en la parte posterior del globo ocular. Su función es transformar los impulsos lumínicos en una imagen que es transmitida al cerebro a través del nervio óptico. La retina se asienta sobre la coroides, una membrana entre cuyas funciones se encuentra nutrir a la retina para que funcione correctamente. Cuando la retina se desprende, se separa de la coroides, de manera que si no se interviene para unir de nuevo ambas estructuras rápidamente, la retina puede perder su funcionalidad.

El desprendimiento de retina no suele estar debido a una causa única, aunque en la mayoría de los casos viene provocado por alteraciones en el humor vítreo que provocan una tracción (arrastre) sobre la retina. El humor vítreo es un líquido gelatinoso que se encuentra rellenando la cavidad entre la parte posterior del cristalino y la superficie interna de la retina. Estas alteraciones del humor vítreo pueden ocurrir de forma natural debido al envejecimiento, como consecuencia de traumatismos o en pacientes con miopía magna o miopía patológica. En otros casos, esta patología puede ser consecuencia de otra enfermedad, como puede ocurrir en pacientes que sufren retinopatía diabética, tumores o inflamaciones severas. Su prevalencia también aumenta si existen antecedentes en la familia del paciente o si este ya ha padecido un desprendimiento de retina con anterioridad.