Icono Glaucoma

ESTRABISMO EN ADULTOS



¿Puede aparecer el estrabismo en adultos? ¿Cómo se puede tratar? Te contamos todos los detalles sobre el estrabismo en adultos y su operación.

El estrabismo en adultos es bastante frecuente a pesar de que habitualmente se considera una enfermedad ocular asociada a la infancia. De hecho, hasta un 4% de los adultos padece estrabismo. Una de las causas más frecuentes del estrabismo en adultos es un estrabismo infantil no tratado o no corregido adecuadamente, que evoluciona y se mantiene con el paso de los años hasta llegar a la edad adulta. El estrabismo también puede aparecer una vez la persona ha alcanzado la edad adulta debido a múltiples causas: traumatismos, accidentes vasculares, problemas neurológicos, enfermedades generales (diabetes, hipertiroidismo…), tumores… Aunque a veces resulta imposible identificar el origen de la falta de alineación de los ojos, para el tratamiento del estrabismo en adultos resulta de especial relevancia averiguar la causa del mismo. Cuando el estrabismo aparece en la edad adulta es frecuente que se asocie a visión doble o diplopía, un síntoma muy molesto e incapacitante para quien lo padece.

Dependiendo del ángulo y del tipo de desviación ocular que sufra el paciente, existen diferentes tratamientos para corregir tanto la visión doble como el estrabismo. La vía de abordaje más sencilla es la corrección mediante gafas con cristales prismáticos o prismas sobre las gafas. Estos prismas son un tipo especial de cristales que cambian la posición de la imagen, evitando o reduciendo la visión doble. En otras ocasiones, el especialista opta por el uso de inyecciones de toxina botulínica en la musculatura ocular.

Durante años se creyó que la operación del estrabismo en adultos no era una opción que diera buenos resultados, pero está demostrado que el éxito de la cirugía del estrabismo en personas adultas es igual o superior a la realizada en niños, siempre que se realice por un oftalmólogo especializado en estrabismo. Este procedimiento quirúrgico no corrige la ambliopía u ojo vago consecuencia de un estrabismo infantil no tratado pero sí consigue mejorar la apariencia estética del paciente y, además, en ocasiones se consigue una mejoría muy significativa de la percepción del espacio y del campo visual del paciente y se reducen las molestias de enfoque y la oscilación en la visión de los objetos.