Icono Glaucoma

ESTRABISMO INFANTIL



Te contamos qué es el estrabismo infantil, cuáles son sus posibles causas y consecuencias, y cómo se puede tratar.

El estrabismo infantil consiste en la pérdida de paralelismo de los ojos del niño, de modo que un ojo mira en una dirección y el otro en otra dirección diferente. Puede ocurrir que uno de los ojos sea el dominante y el otro se desvíe, pero esta desviación también puede producirse de forma alternante. Es decir, que en ocasiones el niño mire con un ojo y desvíe el otro y, en otras ocasiones, sea a la inversa. El estrabismo afecta a entre un 3 y un 5% de la población infantil (sin diferencia por sexos) aunque existen diferentes variedades, según la edad (congénito, adquirido y preescolar), según la causa (sensorial, mecánica, muscular…) o según la dirección de la desviación (estrabismo convergente, estrabismo divergente o estrabismo vertical). Hablaremos de estrabismo congénito si el estrabismo en el bebé se presenta antes de los 6 meses de vida, pero la desviación puede aparecer más tarde e incluso puede existir estrabismo en adultos. Debemos tener en cuenta que los recién nacidos pueden desviar uno o ambos ojos en los primeros meses de vida sin que por ello exista un problema real, es lo que se conoce como estrabismo funcional de los recién nacidos. Aunque esta desviación suele remitir antes de los cuatro o seis meses, es conveniente acudir al pediatra para que este realice un diagnóstico más preciso.

TRATAMIENTO Y OPERACIÓN

El estrabismo en niños debe tratarse con ayuda y orientación médica para evitar la posible pérdida de la agudeza visual. Un rápido control de la situación evitará la aparición de ambliopía y permitirá un mejor pronóstico funcional y estético. El tratamiento del estrabismo requiere una doble vía de abordaje, por un lado hay que tratar su consecuencia visual a través de gafas, oclusiones con parches o cristales especiales; y por otro lado hay que abordar su consecuencia estética mediante inyecciones de toxina botulínica o mediante una operación de estrabismo en niños. Debe ser el médico especializado en oftalmología pediátrica el que decida qué tratamiento es el más adecuado en cada caso en función de las características del niño y del factor que ha generado el estrabismo (funcionamiento inadecuado de los músculos oculares, defectos refractivos como la hipermetropía, problemas cerebrales...).