• HIPERMETROPÍA Y ASTIGMATISMO

    La hipermetropía y el astigmatismo son dos problemas que suelen aparecer de forma conjunta y pueden ser corregidos mediante cirugía láser. Infórmate.

    Cirugía Refractiva

La hipermetropía y el astigmatismo son dos de los problemas refractivos (ametropías) más frecuentes, junto a la miopía. Normalmente decimos que un paciente tiene un problema refractivo cuando, por un mal funcionamiento óptico, el ojo no es capaz de proporcionar una buena imagen ya que ésta no se enfoca correctamente en la retina.

La hipermetropía puede producirse porque el ojo es más corto de lo habitual (al contrario de lo que ocurre en la miopía) o porque el cristalino y la córnea del paciente tienen un poder de enfoque más reducido de lo normal. De esta forma, los objetos que están más cerca del paciente no pueden ser enfocados sobre la retina, sino que la imagen del objeto se forma detrás de la retina. Por lo tanto, el principal síntoma de la hipermetropía es una visión borrosa de los objetos cercanos.

El astigmatismo viene producido por un problema en la córnea que no presenta la misma curvatura en todas las zonas. Este defecto impide el correcto enfoque, tanto de los objetos lejanos como de los objetos cercanos, ya que la luz se enfoca en más de un punto (delante, detrás o en la propia retina). El principal síntoma del astigmatismo es que el paciente ve borrosos o poco nítidos tanto los objetos lejanos como los objetos lejanos.

La hipermetropía y el astigmatismo y la miopía y el astigmatismo pueden aparecer asociados cuando el paciente, además de sufrir el problema de esfericidad que provoca el astigmatismo, tiene una falta o exceso de potencia de refracción de los medios transparentes del ojo (córnea y cristalino) con respecto a la longitud del ojo, que provoca que las imágenes de los objetos situados a cierta distancia converjan en un punto situado delante (astigmatismo miópico) o detrás de la retina (astigmatismo hipermetrópico).

Tratamiento de la hipermetropía y el astigmatismo

Siempre que el paciente cumpla unos requisitos previos que debe valorar el oftalmólogo, la hipermetropía y el astigmatismo pueden corregirse con cirugía refractiva láser, tanto si aparecen juntos como si el paciente sólo tiene alguno de estos problemas refractivos. La cirugía refractiva láser es una intervención que se realiza extraocularmente y permite, de forma segura y muy eficaz, que el paciente recupere el mismo grado de visión que cuando llevaba algún tipo de corrección óptica (gafas y/o lentillas), pero sin las molestias que éstas suelen ocasionar.