¿QUÉ ES EL NERVIO ÓPTICO?

El nervio óptico es el nervio sensitivo que conecta cada uno de los globos oculares con la parte del cerebro encargada de la visión, que está situada en el lóbulo occipital. Habitualmente se considera el segundo de los doce pares craneales o nervios craneales, doce pares de nervios que comunican el encéfalo con distintas zonas periféricas (cabeza, cuello, tórax y abdomen). La función del nervio óptico es la de transportar las imágenes recibidas por el sistema visual, transformadas en impulsos nerviosos, hasta el cerebro, donde serán procesadas. El nervio óptico parte de papila o disco óptico, que se encuentra en la retina, que es el tejido sensible a la luz que está situado en la parte interior del ojo, donde se proyectan las imágenes que han entrado en el ojo a través de la córnea y que han pasado por el cristalino. En la retina, a través de las células fotosensibles que la componen (conos –encargados de la visión diurna y del color- y bastones –encargados de la visión nocturna y de la percepción del movimiento periférico) se producen una serie de fenómenos químicos y eléctricos por los que las imágenes se transforman en impulsos nerviosos.

Ojo detalle

El nervio óptico tiene aproximadamente 1,5 millones de axones (un axón es la prolongación de las neuronas especializadas en conducir el impulso nervioso) y su longitud total es de unos 5 centímetros hasta el quiasma óptico, el punto donde se unen y entrecruzan los nervios procedentes de ambos globos oculares y desde donde parten hasta el cerebro.

Nervio óptico dañado

El nervio óptico puede estar dañado por el resultado de diferentes procesos, que van desde el glaucoma hasta los diferentes tipos de neuropatías (inflamatorias o neuritis óptica, isquémicas, compresivas, tóxicas y carenciales, atrofias…) o lesiones ocasionadas por traumatismos. La rama de la medicina que se encarga del estudio de estas patologías se conoce como neuroftalmología. El principal síntoma del daño en el nervio óptico es la disminución o pérdida total o parcial de campo visual (porción del espacio en el que los objetos son visibles durante la fijación de la mirada en una dirección).