Contacto

NOTA
DE PRENSA

SALUD OCULAR Y DEPORTE

 

SALUD OCULAR Y DEPORTE

 

HASTA UN 80% DE LA ACTIVIDAD DEPORTIVA DEPENDE DIRECTAMENTE DE LA VISIÓN

 

El ejercicio físico es beneficioso para la salud ocular y una buena vista mejora los resultados deportivos

 

Madrid, 20 de octubre de 2015.  Del mismo modo que la práctica de ejercicio físico resulta beneficiosa para la salud ocular, en tanto que se ayuda a controlar factores de riesgo cono la hiperglucemia o la hipercolesterolemia, gozar de una vista en forma es fundamental para poder disfrutar de la práctica deportiva. Por lo tanto, salud ocular y deporte son un binomio condenado a entenderse: hasta un 80% de la actividad deportiva depende directamente de la visión. 

 

Gran parte de los deportes requiere de una elevada atención visual así como de una rápida capacidad de reacción a estímulos visuales que, en muchas ocasiones, pueden estar influidos por elementos externos como las condiciones ambientales. Teniendo en cuenta esta realidad, el Dr. Fernando Llovet, Director Médico de Clínica Baviera, advierte de “la necesidad de someterse a revisiones oftalmológicas periódicas que permitan evaluar nuestra capacidad visual en aspectos como la visión periférica, la agudeza visual en movimiento, la sensibilidad al contraste lumínico o el tiempo de reacción, entre otros”. “Solo así –asegura- podremos valorar nuestras aptitudes para cada deporte y tomar las medidas necesarias para corregir defectos y evitar un deterioro de la visión bien sea por accidentes o por malos hábitos”.

 

La comunidad oftalmológica internacional estima que una cuarta parte de los accidentes oculares se producen en el ámbito deportivo y que un 90% de ellos podrían haberse evitado en caso de existir un buen estado visual previo, haber utilizado la técnica y/o el material adecuados y  haber puesto en práctica las medidas oportunas de protección ocular. Así, el Dr. Fernando Llovet da algunas pautas a tener en cuenta en el ejercicio de determinados deportes:

 

1.- Para evitar contusiones directas, especialmente en aquellos deportes que se practican con pelotas y raquetas o sticks, es recomendable utilizar gafas protectoras especiales fabricadas con materiales ligeros e irrompibles. Un impacto en el globo ocular puede provocar fracturas orbitarias, lesiones corneales y de párpado,  catarata traumática o desprendimiento de retina entre otras dolencias.

 

2.- Protegerse de la radiación solar es importante en deportes que se practican en condiciones de exposición prolongadas a radiaciones ultravioletas, como es el caso del esquí, el alpinismo o la vela. No utilizar gafas de sol con los filtros adecuados y con protección lateral puede derivar en queratitis, conjuntivitis e incluso lesiones de retina

 

3.- Minimizar el contacto con agentes químicos, especialmente en deportes de piscina. En ellos, el cloro puede provocar queratitis o conjuntivitis que se pueden evitar utilizando siempre gafas especiales, graduadas en caso de ser necesario. Además, es importante evitar el uso de lentes de contacto en cualquier disciplina acuática, tanto en piscina como en aguas abiertas.

 

4. Evitar la introducción de cuerpos extraños en los ojos. La entrada de arenilla, polen e incluso pequeños insectos en el ojo es habitual en la práctica atletismo, ciclismo y otros deportes al aire libre, pudiendo provocar irritaciones y erosiones corneales; fácilmente evi con gafas protectoras.

 

5.- Reducir el impacto de climas extremos. La alta temperatura o el viento pueden provocar la aparición de sequedad ocular e irritación, un efecto que también puede presentarse en espacios interiores con aparatos de aire acondicionado y bombas de calor. Para asegurar que la lubricación e hidratación oculares se mantienen, lo adecuado es usar gafas en el exterior y lágrima artificial en las instalaciones cerradas.

 

Todos estos consejos prácticos para la prevención, han de combinarse siempre con el mantenimiento de una buena salud ocular que pasa por seguir una pauta frecuente de revisiones oftalmológicas que son especialmente importantes cuando nuestros ojos están sometidos a situaciones de riesgo o existen dolencias previas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

20/10/2015