Tratamiento de la degeneración macular (DMAE)

Icono DMAE

Analizamos las vías de tratamiento de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) en función de la variedad de la enfermedad que se padezca.

La aparición de nuevos métodos para el tratamiento de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) ha permitido abordar la forma más incapacitante de esta enfermedad, la DMAE húmeda o exudativa. Sin embargo, todavía no se ha aprobado ningún procedimiento específico para el tratamiento de la degeneración macular seca (DMAE seca o atrófica), que es la forma más común de la enfermedad y afecta al 85% de las personas que padecen DMAE.

¿QUÉ ES LA DEGENERACIÓN MACULAR ASOCIADA A LA EDAD?

La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) representa en la actualidad la primera causa de ceguera legal en los países desarrollados entre la población de más de 50 años. Está previsto que, en el futuro, la prevalencia de esta enfermedad aumente como consecuencia, principalmente, del envejecimiento de la población en nuestro país.

Los principales síntomas de la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) son (de más frecuente a menos frecuente):

  • Pérdida de la visión central, que también puede volverse borrosa. Habitualmente la visión periférica suele conservarse intacta.
  • Metamorfopsia. Alteración de la forma de las imágenes.
  • Alteración del tamaño de las imágenes, que pueden verse más grandes de lo que son (macropsia) o más pequeñas de lo que son (micropsia).
 

TRATAMIENTO

Al hablar de esta patología y, especialmente, del tratamiento de la degeneración macular asociada a la edad debemos tener en cuenta la clasificación entre las dos formas de la enfermedad que generalmente diferencian los especialistas en oftalmología.

Por un lado, se habla de la Degeneración Macular Asociada a la Edad seca o atrófica en la cual se produce un "desgaste" de la retina, una pérdida lenta y progresiva de células en la parte central de la retina, la mácula ocular. A día de hoy no existe un tratamiento eficaz para la DMAE seca o atrófica, aunque la aplicación en determinados pacientes de dosis de suplementos vitamínicos con antioxidantes y zinc permite retrasar su progreso, pero no curarla. También existen fármacos en estudio, en fase III, que en el futuro pueden aportar novedades en el tratamiento de esta enfermedad. En todo caso, a los pacientes con DMAE seca o atrófica se les recomienda una dieta sana y equilibrada.

Por otro lado, se habla de la Degeneración Macular Asociada a la Edad húmeda, neovascular o exudativa que sí tiene tratamiento mediante la inyección de los denominados fármacos antiangiogénicos. En el mercado existen diferentes medicamentos, cada uno con sus particularidades, beneficios y contraindicaciones. Todos estos productos se inyectan dentro de la cavidad vítrea con el objetivo de bloquear la proteína que favorece la aparición de los neovasos típicos de la DMAE húmeda y que altera su permeabilidad (factor de crecimiento del endotelio vascular o VEGF). Inyectando estas sustancias se bloquea la proteína que condiciona las manifestaciones de la enfermedad y, en muchos casos, se frena su progresión e, incluso, se produce.

El oftalmólogo puede valorar, además, el uso de tratamientos alternativos o combinados con los fármacos antiangiogénicos, como la fotocoagulación con láser, la cirugía o la terapia fotodinámica.