VITRECTOMÍA

Icono DMAE

La vitrectomía es un término genérico que hace referencia a la extracción del humor vítreo a través de diversos procedimientos de microcirugía ocular

¿QUÉ ES Y CUÁLES SON SUS CAUSAS?

La vitrectomía es un término genérico que hace referencia a la extracción del humor vítreo a través de diversos procedimientos de microcirugía ocular. La vitrectomía se realiza fundamentalmente por dos motivos: cuando el objetivo es extraer el humor vítreo porque este impide la visión (el humor vítreo es un líquido transparente que rellena el espacio comprendido entre la cara interna de la retina y el cristalino en el ojo) o cuando el cirujano quiere acceder a la retina por diversas causas. Gracias a los grandes avances científicos en el ámbito de la cirugía y del diagnóstico que se han producido en los últimos años, se puede decir que la vitrectomía ha revolucionado el tratamiento de los problemas de la retina.

Algunas enfermedades que son susceptibles de ser tratadas mediante la realización de una vitrectomía son: el desprendimiento de retina, las complicaciones de la retinopatía diabética, las hemorragias intraoculares, los traumatismos oculares, algunas enfermedades de la mácula (agujeros maculares, membranas epirretinianas…), algunas inflamaciones intraoculares severas y las patologías relacionadas con la alta miopía o miopía magna.

TRATAMIENTO

La vitrectomía habitualmente se realiza de manera ambulatoria (sin ingreso) y se suele emplear anestesia local con sedación. En ocasiones, la vitrectomía se puede asociar en el mismo acto quirúrgico a otros procedimientos, como la fotocoagulación, la criocoagulación, la cirugía de catarata, la cirugía de glaucoma, la colocación de implantes de silicona o las inyecciones intraoculares, entre otros.

Habitualmente, el paciente puede superar el proceso postoperatorio en su propio domicilio con la aplicación de los colirios tópicos que le indique el equipo médico. El periodo postoperatorio no suele ser doloroso. Una vez eliminado el humor vítreo, el cirujano puede emplear gases intraoculares o geles de silicona, en función de la patología que se esté tratando. En el caso de que se haya utilizado un gas expansible, es probable que el paciente deba mantener una determinada postura durante el postoperatorio (generalmente boca abajo). Cuando se emplea gas, además, la visión será bastante pobre al principio, aunque a medida que la burbuja se vaya haciendo más pequeña es probable que el paciente vaya notando que su visión mejora. En todo caso, el paciente deberá cumplir estrictamente las indicaciones de su médico para obtener los resultados esperados tras la cirugía.