Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

5 motivos por los que los niños sí deben usar gafas de sol

Exactamente igual que ocurre con los adultos, las gafas de sol son un elemento de protección fundamental para los niños, por lo que es muy recomendable su utilización.

New Call-to-action

En este artículo veremos los posibles argumentos favorables a su utilización.

Minimizan la incidencia negativa de los rayos UV

La razón principal del uso de gafas de sol es proteger de los efectos nocivos de los rayos UV, que entre otros problemas pueden llegar a afectar la retina.

La incidencia de estos rayos procedentes del sol en los niños es igual que en los adultos, con el agravante de que sus efectos negativos, al producirse en edades tempranas, pueden acompañar al niño o niña durante toda su vida y hacerse más graves en la edad adulta

Actúan de barrera protectora contra muchos elementos peligrosos

Además de actuar de barrera contra los rayos UV, unas gafas de sol de calidad impiden que puedan entrar cuerpos extraños en los ojos: arena, piedrecitas y hasta insectos, lo que supone un línea de protección básica de unos órganos tan delicados como son los ojos.

Protegen también contra la contaminación, evitando o minimizando las reacciones alérgicas y sus molestos síntomas: picor de ojos, irritación, enrojecimiento, lagrimeo.

Son seguras y no daña la vista

Siempre que estén homologadas e identificadas con la marca CE (Comunidad Europea), lo cual garantiza que cumplen con la normativa europea, las gafas de sol están fabricadas con materiales resistentes y seguros que en ningún caso pueden dañar la vista del niño.

Existen una gran variedad de modelos

Actualmente, podemos encontrar gafas de sol de diferentes materiales, colores y formas, por lo que no vamos a tener ningún problema en encontrar el modelo que mejor se adapte a la forma del rostro del niño, tipo de actividad a realizar y gustos personales.

Como norma general se recomienda que la montura sea de plástico por su bajo peso, resistencia y durabilidad y los cristales orgánicos o de policarbonato, ya que son muy resistentes y ligeros.

Mujer y niña dentro de la piscina con gafas de sol

Ayudan a que el pequeño tome conciencia de la necesidad de cuidar sus ojos

Ponerles gafas de sol desde muy pequeños es un buena forma de que los niños se acostumbren y sean conscientes de la necesidad de cuidar y proteger sus ojos y la salud en general.

De esta forma sabrán que tienen derecho a disfrutar de todo tipo de actividades de ocio y dedicarse a cualquier trabajo, pero siempre cumpliendo las medidas básicas de protección para garantizar su seguridad y salud.

El problema es que los niños, sobre todo cuando son muy pequeños, suelen encontrar las gafas de sol molestas para jugar y además se les caen y pierden con facilidad. Pero debemos enseñarles que las ventajas de las mismas superan con creces estos pequeños inconvenientes y animarles y acostumbrarlos a usarlas en las actividades al aire libre cuando duran mucho y el sol es intenso.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario