Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

5 tips para ponerse en forma en casa y mejorar tu salud visual

Las excusas como “no tengo tiempo para ir al gimnasio” o “hace demasiado frío o calor para salir a la calle” ya no son válidas para dejar de practicar ejercicio físico. El deporte y la buena salud son dos conceptos íntimamente ligados y todo el mundo puede beneficiarse de ellos ya que, como te vamos a demostrar a continuación, es perfectamente posible ponerse en forma en casa.

Descarga la guía:

5 tips para estar en forma sin salir en casa

Diseñar un programa de entrenamiento efectivo para hacer en casa es mucho más fácil de lo que realmente piensas. Y además muy barato: con una simple esterilla y un cuerda para saltar a la comba puede ser suficiente. Por lo que el dinero tampoco vale de excusa para no sumarnos a los beneficios del deporte.

Veamos las claves para hacer ejercicio sin salir de nuestro piso:

1) Hacer un calentamiento

El paso previo debe ser, siempre, realizar un buen calentamiento, sobre todo para evitar lesiones. Y hacerlo es muy fácil: podemos dar un par de vueltas a la manzana o pedalear unos minutos con la bicicleta estática. Eso sí, tanto andar como pedalear lo tenemos que hacer a un ritmo lento en esta fase inicial. Ya tendremos tiempo de aumentar el ritmo.

2) Realizar ejercicios cardiovasculares

Tras el calentamiento, llega el momento de intensificar el ritmo. Si estamos caminando o sobre la bicicleta estática, simplemente tenemos que aumentar la marcha de una forma progresiva. En la primera semana no debemos subir demasiado el nivel, puesto que podríamos lesionarnos o sufrir algún percance de salud más grave. Es a medida que hemos incorporado estos ejercicios físicos a nuestra rutina diaria, cuando tenemos que elevar el listón de esfuerzo un poco más cada vez. Otro excelente ejercicio cardiovascular es saltar a la comba. Y lo podemos hacer en cualquier habitación de nuestro hogar.

3) Ejercicios de fuerza y resistencia

Aunque suena duro, estos ejercicios son tan simples como hacer, en el salón de nuestra casa si es lo que queremos, sentadillas, flexiones o abdominales. También podemos trabajar con pequeñas mancuernas, una barra u otro aparato para añadir intensidad al ejercicio. Como siempre, debemos adaptar el nivel del ejercicio a nuestro estado de forma en cada momento, y poco a poco ir aumentado la frecuencia y el nivel de esfuerzo de la actividad.

4)  Ejercicios de flexibilidad

Para ello podemos hacer simples estiramientos o técnicas de yoga. Por ejemplo, podemos poner en práctica la postura del árbol, que consiste en colocar el pie erguido derecho y cambiar nuestro peso ligeramente sobre el pie izquierdo, manteniéndolo firme mientra doblamos la rodilla derecha. Este ejercicio es completísimo, puesto que se trabajan una gran cantidad de grupos musculares: recto, espalda, abdominales, etc.

Mujer con camiseta blanca estirándose

5) Recuperación

Simplemente se trata de volver a hacer un ejercicio cardiovascular a bajo ritmo (paseo o pedaleo lento en la bicicleta estática, por ejemplo) con el fin de estabilizar el pulso.

La vista también sale beneficiada

El ejercicio cardiovascular, junto con unos hábitos alimenticios saludables, sirve para controlar tanto el colesterol como la tensión arterial, dos problemas relacionados directamente con una vida excesivamente sedentaria y una mala alimentación. Las personas con unos niveles de colesterol elevados o la tensión alta tienen muchas posibilidades de sufrir diversas enfermedades o problemas de salud, como un infarto o una trombosis.

La vista también puede verse afectada por una alteración en el sistema cardiovascular debido a que los vasos sanguíneos de los ojos son muy pequeños y, por lo tanto, delicados y fácilmente dañables.

Esto significa que entre los beneficios del deporte también se encuentra el de prevenir problemas de la vista.

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario