Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Todo lo que tienes que saber del herpes ocular

¿Qué es el herpes ocular?

El herpes ocular es un problema visual que produce enrojecimiento y pequeñas heridas en los ojos, entre otros síntomas, a consecuencia de un virus que se ubica alrededor de las zonas nerviosas del ojo. A dicho virus se le conoce como virus del herpes y casi todas las personas lo tenemos en estado latente o dormido, es decir, somos portadores del mismo.

New Call-to-action

Los síntomas del herpes ocular

Como hemos visto, los síntomas más característicos del herpes ocular son: pequeñas heridas en el ojo, que se producen sin causa justificable, y ojo rojo. La lista se completa con otros síntomas no tan comunes como:

  • Sensación de cuerpo extraño dentro del ojo.
  • Lagrimeo.
  • Fotofobia.
  • Visión borrosa o disminución de la visión en el caso de que el virus llegue a la retina.
  • Dolor alrededor de los ojos de tipo ardiente, continuo y palpitante y, en los casos más severos, acompañado de punzadas fuertes.
  • Inflamación y/o irritación de los párpados.
  • Sarpullidos en los párpados.
  • Inflamación de la córnea, en caso de que se extienda a la misma. Pueden desarrollarse también cicatrices, aunque lo cierto es que esto es muy poco frecuente.

¿Por qué se produce el herpes ocular?

Ya hemos dicho que casi todos somos portadores del virus que provoca los síntomas característicos del herpes ocular, siendo el más conocido de los herpes oculares el herpes simplex HSV o de tipo 1, que afecta a los ojos principalmente y algunas zonas del rostro.

Lo que ocurre es que, en ocasiones, los virus se multiplican generando molestias y problemas visuales, es decir, el herpes ocular se manifiesta en algún momento en ciertas personas. ¿Cuándo ocurre esto? Básicamente cuando nuestro sistema inmunológico se debilita a consecuencia de:

  • Estrés.
  • Falta de sueño.
  • Determinadas enfermedades.

¿Cómo se diagnostica?

Un diagnóstico certero y definitivo de los herpes oculares o visuales lo debe realizar un especialista en función de:

  • Los síntomas detectados y explicados por los pacientes.
  • Un examen ocular y exhaustivo en la consulta.
  • Revisión de la historia clínica en los casos recurrentes.

¿Es peligroso tener un herpes en el ojo?

La inmensa mayoría de episodios de herpes en el ojo suelen desaparecer a los pocos días (muchas veces de forma espontánea) sin ocasionar problemas ni dejar ningún tipo de secuela. No obstante, el herpes debe controlarse para evitar que pueda derivar en infecciones (algo que ocurre en un porcentaje muy pequeño de casos), lo que podría llegar a provocar afecciones visuales importantes, como cicatrices en la córnea y hasta pérdida de visión en mayor o menor grado.

Tratamiento del herpes ocular

Una vez diagnosticado el herpes ocular y descartado que se trate otro problemas o haya derivado en complicaciones más serias, el herpes ocular o  herpes visual puede combatirse eficazmente a través de un tratamiento muy sencillo consistente en:

  • Tomar las medidas higiénicas adecuadas, que básicamente consisten en limpiar muy bien las heridas.
  • Aplicar antiherpéticos en forma de colirios o, algunas veces, ungüentos antivirales.
  • El especialista también puede recetar algún antiinflamatorio o antibiótico, aunque esta medida no suele ser frecuente.

Mujer con uñas blancas frotándose un ojo

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario