Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Las gafas y lentillas pueden afectar negativamente al rendimiento deportivo

Según el estudio “El papel de la visión en el deporte” realizado conjuntamente entre Clínica Baviera, la Universidad Europea de Madrid y TLC Sport, la utilización de gafas o lentillas afecta negativamente al rendimiento deportivo.

New Call-to-action

Principales conclusiones

Las principales conclusiones de este estudio, para la realización del cual se realizaron un total de 584 entrevistas entre deportistas de diversas disciplinas y niveles, incluidos deportistas de élite, fueron las siguientes:

  • Mas del 50% de los deportistas considera que la utilización de algún tipo de corrección visual (gafas o lentillas) hace bajar de algún modo su rendimiento.
  • A juicio de los participantes en el estudio, los inconvenientes causados por el uso de gafas y lentillas durante la competición o los entrenos pueden suponer un problema en la consecución de los objetivos.
  • La vista es el sentido más importante para la gran mayoría, un 79% de estos deportistas.
  • Pese a tener algún defecto de refracción, algo más del 40% de los encuestados confiesa no utilizar ningún tipo de corrección ocular cuando practican deporte por la incomodidad, y a veces riesgos, que supone tener que llevar gafas o lentillas.
  • El 89 % de los deportistas que se han decantado por una operación de cirugía refractiva para solucionar sus problemas visuales han notado algún tipo de mejoría en su rendimiento deportivo tras la operación. Además, un 40 % puntúa en el nivel máximo, un 5 de una escala de 0 a 5, el grado de mejora.
  • El 45 % de los operados de la vista lo han hecho por las limitaciones de la corrección con lentes y los inconvenientes que suponen a la hora de practicar deporte.

deporte visión

La cirugía refractiva: cómo ver bien sin gafas ni lentillas

Gracias a las técnicas quirúrgicas de cirugía refractiva es posible corregir problemas de visión muy comunes, como miopía, la hipermetropía y/o el astigmatismo, sin necesidad de utilizar gafas o lentes de contacto. De esta forma, se eliminan los inconvenientes de comodidad, seguridad y problemas de rendimiento asociados a las lentes correctoras.

El procedimiento más común es la cirugía láser mediante la técnica Lasik. De cualquier modo, antes de realizarse una intervención de este tipo es necesario que el paciente acuda a una consulta previa con el oftalmólogo, donde se le realizará una entrevista para valorar si es un candidato idóneo para la intervención y qué técnica es la más adecuada.

En esa misma cita, se le realizarán unas pruebas preoperatorias sencillas, rápidas y que no generan apenas molestias: toma de la presión intraocular, graduación exhaustiva de la vista, topografía corneal y fondo de ojo.

Tras la intervención, los efectos suelen ser leves y pasajeros: la mayoría de pacientes aseguran que a las pocas horas de operarse tanto el escozor como la sensación de cuerpo extraño han desaparecido. Otras molestias más infrecuentes son sequedad ocular o fotofobia. Las infecciones sólo ocurren en un porcentaje mínimo de casos.

Por otra parte, en unas pocas horas la persona que se somete a este tipo de cirugía ya empieza a notar mejoras en su visión, aunque la sensación de aumento importante de la agudeza visual suele ser mucho más notable partir del día siguiente, especialmente si el paciente se ha operado con la técnica Lasik.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario