Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Síntomas oculares: descubre qué significan

Hablar de síntomas oculares en general es complicado, ya que existe una gran variedad y con muchas tipologías distintas. Además, uno de los problemas que plantean los síntomas oculares es que, en muchos casos, pueden estar asociados a diversas enfermedades o problemas visuales, por lo que es importante evaluarlos en conjunto y dentro del contexto del resto del historial médico del paciente.

En este artículo intentaremos dar explicación a los síntomas oculares más comunes y que más consultas generan. En cualquier caso, es importante recordar que, ante cualquier molestia o posibilidad de que haya algún problema ocular, lo que habrá que hacer es acudir a la consulta de nuestro oftalmólogo, que será la persona adecuada para evaluar estos síntomas y la gravedad o no que puedan tener.

Descarga la guía:

Síntomas oculares más comunes

Estos trastornos en los ojos pueden ser cambios que afecten a la visión normal, que modifiquen el aspecto del ojo, o que generen una sensación extraña en el mismo. Aunque suelen deberse a problemas relacionados con los ojos, los síntomas oculares pueden ser consecuencia de problemas de otra parte del cuerpo (por ejemplo, del cerebro) y afectar a más órganos. 

Mujer con ojo hinchado

Aunque los síntomas oculares que se pueden encontrar son muchos, algunos de los más corrientes son los siguientes: 

Dolor ocular

El dolor ocular puede ser agudo o ligero, intenso o pulsátil. Pero casi siempre va acompañado de otros síntomas, como  enrojecimiento. Normalmente, el dolor se produce en la córnea, que es la parte del ojo más expuesta a los agentes externos, y en la que se producen daños como arañazos o traumatismos por cuerpos extraños. Este trastorno suele ser leve, sobre todo si viene producido por un pequeño daño en la córnea, como los mencionados. No obstante, si se trata de un dolor más fuerte, debe acudir al oftalmólogo para que este lleve a cabo una evaluación completa. Asimismo, también conviene tener en cuenta que la fatiga ocular también puede ser la causa de este tipo de dolor. En estos casos es importante aprender a relajar la vista.

Enrojecimiento ocular

Este síntoma suele aparecer cuando los vasos sanguíneos de los ojos se dilatan y esto puede ocurrir por diversas causas. El enrojecimiento puede estar causado por alergias, infecciones (bacterianas o víricas), irritación causada por las condiciones ambientales, o una elevada tensión ocular. Las causas más habituales son, no obstante las dos primeras: alergias e infecciones. A este tipo de irritación se la llama conjuntivitis, ya que es la conjuntiva (la capa más exterior del ojo) la que está irritada. El tratamiento dependerá de cuál sea el origen del enrojecimiento.

Ojos llorosos

Este síntoma suele acompañar al anterior, especialmente en el caso de las alergias estacionales. Normalmente está causado por alergias o infecciones de las vías respiratorias altas. Es molesto pero no perjudicial y suele remitir cuando se elimina la causa. En algunos casos, puede estar vinculado a la obstrucción del conducto nasolagrimal del ojo, lo que suele ser más común en el caso de bebés recién nacidos. 

Picor o escozor en los ojos

Se trata de uno de los síntomas oculares más comunes y que suele presentarse de forma conjunta con el enrojecimiento ocular y los ojos llorosos. En este caso, el picor o escozor en los ojos suele estar relacionado con la presencia de algún cuerpo o sustancia extraña en la superficie del ojo (junto a la conjuntiva). Puede deberse a la presencia de elementos alérgenos (polen, ácaros, polvo, arena, etc.), así como a una posible infección de tipo bacteriana o vírica. En el primer caso, se trata de un síntoma que suele desaparecer por sí solo después de limpiar el ojo con abundante agua. En el caso de que el picor o escozor perdure, es importante acudir al oftalmólogo para que evalúe la situación e identifique si es necesario administrar algún tratamiento adicional (por ejemplo fármacos para combatir una posible infección). 

Moscas volantes

Se llaman moscas volantes o miodesopsias a las manchas o líneas que flotan en el campo de visión pero que no se corresponden a un elemento ajeno al ojo. Estas manchas parecen moverse delante de nosotros, en nuestro campo visual, cuando movemos los ojos. Normalmente, se trata de opacidades que se van formando en nuestro humor vítreo y que (especialmente en condiciones de mucha luminosidad y sobre un fondo blanco) se proyectan sobre la retina. Se trata de un síntoma ocular muy común y que aumenta con el paso de los años. El humor vítreo es un líquido transparente y gelatinoso que rellena la cámara posterior del ojo (el espacio entre el cristalino y la retina). Con los años, este líquido no se renueva y va perdiendo transparencia, lo que causa la presencia de grumos que son percibidos como moscas volantes.

Ojo seco

El ojo seco puede estar provocado por condiciones ambientales, tales como un ambiente seco, una exposición excesiva al sol, el abuso del aire acondicionado o la calefacción, etc. Pero también puede deberse a una escasa producción de lágrima o a una lágrima de poca calidad. La sequedad en el ojo es molesta, pero no grave. En la mayoría de casos se alivia con el uso de lágrimas artificiales. Asimismo, hay que tener en cuenta que el uso excesivo de pantallas causa un déficit en el parpadeo, lo que está extendiendo este síntoma entre la población que pasa muchas horas delante de un ordenador o hace un uso excesivo de su teléfono móvil o pantallas en general. En este caso, es importante recordar parpadear más a menudo.

Visión borrosa

La visión borrosa es un síntoma que puede significar muchas cosas, pero es el síntoma ocular típico de los problemas refractivos (miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia). Estos problemas se pueden operar en casi todos los casos mediante cirugía refractiva. Los tres primeros problemas de la refracción suelen ser  de carácter hereditario y pueden estar presentes desde el nacimiento, aunque pueden cambiar a lo largo de los años y especialmente durante la adolescencia. Por su lado, la presbicia o vista cansada, es un problema de la refracción asociado a la edad. Cuando el cristalino pierde su flexibilidad, no se consigue enfocar correctamente, primero de cerca y más tarde también de lejos.

Destellos luminosos

Otro de los síntomas oculares que pueden aparecer son los destellos luminosos. En este caso, se trata de un síntoma que puede estar asociado a varios problemas oculares pero, de todos ellos, el que es más peligroso de todos es el desprendimiento de retina. Debido a esto, si una persona experimenta destellos luminosos de forma intensa y continuada (sin que nada en el entorno sea la causa aparente) es importante que acuda de forma inmediata a urgencias, ya que podría deberse a un posible desprendimiento de retina, lo que requiere intervención inmediata. 

Hinchazón del ojo o exoftalmia

Otro de los síntomas oculares que pueden manifestar los ojos, aunque poco frecuente, es la hinchazón o exoftalmia. En estos casos, el globo ocular se percibe como si estuviera empujado desde el interior de la cuenca del ojo hacia fuera. En muchos casos, este síntoma ocular suele estar relacionado con algún tipo de enfermedad relacionada con la glándula tiroides, como puede ser la enfermedad de Graves.

¿Por qué veo mal?

 

Fuente: Academia Americana de Oftalmología – Síntomas oculares

2 Comentarios

  1. 1 de septiembre de 201603:51
    dijo:

    Excelente informacion .
    Ne gusta :

  2. 1 de septiembre de 201613:32
    Clinica Baviera dijo:

    Hola, Luis. Nos alegra oír esto. Muchas gracias y un saludo

Escribe un comentario