Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Son una opción las gafas graduadas de segunda mano?

En las páginas de clasificados proliferan los anuncios de gafas usadas cada vez más. La gente se pregunta ¿si puedo revender la ropa, no puedo vender mis gafas viejas? La respuesta a esta pregunta es un rotundo no, comprar unas gafas graduadas de segunda mano no es una opción. Si quieres saber las razones, en este artículo te las vamos a explicar.

Gafas sobre teclado de ordenador

Graduación

La graduación de cada persona es diferente, por lo que difícilmente podrás encontrar a alguien que tenga exactamente la misma que tú. Si te conformas con una graduación aproximada, no podrás alcanzar una visión realmente buena. Además, cuando acudes a la tienda a comprar tus gafas, si no te sientes cómodo siempre puedes reclamar que te cambien los cristales, pero con las gafas de segunda mano, esto no será posible. Probablemente tengas que acabar cambiando las lentes – que son realmente lo más costoso- y aprovechando sólo la montura, por lo que te saldrá más caro que comprarlas nuevas.

Descarga la guía:

Gafas graduadas e higiene

Es verdad que la higiene que requieren una gafas no es la misma que la que necesitan las lentes de contacto, pero no tenemos ni idea de dónde han salido unas gafas de segunda mano. Si la persona que las llevaba antes sufría algún tipo de enfermedad contagiosa, nunca lo sabrás. Claro que se pueden limpiar antes de usarlas.

Calidad desconocida

Si compras unas gafas de segunda mano no tendrás ninguna información fiable de los materiales con los que están fabricadas y te tendrás que conformar con creerte lo que te cuente el vendedor. Eso quiere decir que pueden no tener cristales antirreflejos, por ejemplo, o protección UV se se trata de unas gafas de sol graduadas. Además no sabrás de qué material están hechas, si se trata de lentes orgánicas, minerales o de policarbonato.

Gafas graduadas: segunda mano y garantía

Los artículos que adquirimos de segunda mano no tienen ningún tipo de garantía, por lo que si por cualquier razón no responden a lo que esperábamos no tenemos ningún derecho a reclamar.

Razones estéticas

Si compras unas gafas graduadas online no sabrás como te quedan hasta que ya las tengas en casa. A menudo las gafas que te gustan resultan no quedarte bien, por eso es mejor probarse varias antes de decidirse.  Además, las gafas tienen distintas medidas de puente – la parte que apoya en la nariz- por lo que si te quedan grandes o pequeñas,estarás incómodo.

Estado del cristal

Puede que esas gafas graduadas de segunda mano que has visto anunciadas sean monísimas y de tu graduación, pero por perfectas que sean, hay algo que debes tener siempre en cuenta: las gafas se rayan. Ningunas gafas usadas van a tener los cristales en perfecto estado. Con los años van teniendo arañazos que empeoran su transparencia, por eso es necesario cambiar las lentes cada cierto tiempo, aunque la montura esté perfecta.

¿Qué hacer con mis gafas viejas?

Como vemos, unas gafas usadas de segunda mano, ofrecen poca fiabilidad en general, por lo que al igual que no recomendamos comprarlas, tampoco sería ético venderlas. No obstante, si has renovado tus gafas o te has liberado de ellas gracias a la cirugía láser, no tienes por qué tirarlas a la basura. En Clínica Baviera recogemos las gafas que nuestros pacientes de cirugía refractiva ya no van a necesitar y las entregamos a distintas asociaciones que pueden utilizarlas para tratar a personas sin recursos y en países en vías de desarrollo. En estas asociaciones, las lentes y monturas son revisadas por expertos que determinan si están en buenas condiciones y a quién pueden servirle.





¿Por qué veo mal?




No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario