Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Aprende a proteger los ojos en la nieve

Está demostrado que la arena o el agua del mar o la piscina reflejan entre un 10% y un 25% la luz procedente de los rayos solares, mientras que la nieve es capaz de reflejar hasta un 80% de la luz del sol. Este dato por sí solo ya demuestra, inequívocamente, que es más necesario proteger los ojos de la nieve en invierno que del sol del verano.

Y luego está el tema de la altitud, puesto que el porcentaje de luz ultravioleta (UV) aumenta un 10% cada 1.000 metros de altitud. Y los deportes de invierno, como el esquí o el snowboard, se practican normalmente en montañas muy altas. Por lo tanto, en estas circunstancias se suman dos factores que hacen necesaria la máxima protección para los ojos: la presencia de nieve y la considerable altitud de las pistas o zonas de esquí.

New Call-to-action

Claves para proteger los ojos en la nieve

Practicar esquí u otros deportes de invierno, hacer senderismo con raquetas de nieve o, simple y llanamente, pasear por la nieve y disfrutar del paisaje y la agradable sensación de pisar sobre un manto blanco constituye todo un placer. Pero para que nada nos estropee tan grata experiencia, se hace necesario proteger nuestros ojos con el fin de preservar la salud visual.

Grupo de amigos en la nieve

Esta son las claves para proteger los, probablemente, órganos más delicados y valiosos de nuestro cuerpo: nuestros ojos.

  • Usar gafas de protección adecuadas con las siguientes características:
    • Deben disponer de filtros de, al menos, un nivel 4 de protección ultravioleta.
    • Deben poder filtrar por lo menos un 50% de la radiación infrarroja.
    • Han de exhibir la marca CE.
    • Los cristales de las gafas debe ser resistentes, orgánicos y mucho mejor si son polarizados para eliminar brillos y reflejos.
    • En cuanto a la montura, también debe ser muy resistente a los golpes (se recomienda el policarbonato) y contar con protección lateral.
    • Las gafas deben adaptarse a la forma de tu rostro para evitar el riesgo de caídas accidentales.
  • En la práctica de deportes de invierno los traumatismos son habituales: solamente en España se registran más de 2.000 casos al año como consecuencia de la práctica de deportes de invierno. Una vez se ha producido un golpe en los ojos o cerca de ellos, aunque la persona accidentada lleve el equipamiento adecuado y, por lo tanto, la protección recomendada, es fundamental que acuda lo antes posible al oftalmólogo para verificar que no se ha producido ninguna lesión interna que pueda poner en peligro su visión o salud ocular.

Disfrutar de la naturaleza en invierno es una experiencia fantástica y practicar esquí y otros deportes todavía más. Pero para que nada enturbie la satisfacción de una jornada deportiva en plena naturaleza es fundamental proteger muy bien nuestros ojos del sol, el reflejo de la nieve, un golpe fortuito o cualquier otra eventualidad.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario