Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Gafas deportivas graduadas: ventajas y limitaciones

No cabe duda de que uno de los principales hándicaps de la personas que usan gafas por tener un problema de miopía, hipermetropía y/o astigmatismo se produce en el momento de realizar ejercicio físico. Para poder practicar deporte con seguridad es absolutamente necesario ver bien desde todas las distancias. Una alternativa son las gafas deportivas graduadas.

New Call-to-action

Las gafas graduadas convencionales no son para nada recomendables para practicar algunos tipos de deporte, y en algunas disciplinas tampoco se puede hacer por normativa. El principal problema es que entrañan un peligro añadido porque los cristales y la monturas pueden romperse debido a algún impacto. Este tipo de circunstancias pueden llegar a provocar lesiones importantes en el nervio óptico, la retina y otras estructuras altamente sensibles de nuestros ojos.

Mujer con gafas corriendo

Las ventajas de las gafas deportivas graduadas

  • Si están homologadas, permiten la práctica de todo tipo de deportes, incluidos los de contacto, de aventuras y los acuáticos.
  • Correctamente graduadas, permiten una visión aceptable a la mayoría de las personas.
  • Construidas con el material y el diseño adecuados, además de ayudar a ver bien pueden actuar a modo de protección.

La otra cara de la moneda: los inconvenientes

  • Practicar deportes con gafas graduadas es muy molesto.
  • Se caen con facilidad.
  • Dificultan el poder secar el sudor.
  • Se empañan, lo que resta mucha eficacia a la mejora de la visión.
  • Pueden llegar a ser peligrosas por varias razones: que se empañen, produzcan deslumbramientos a quien las usa e incluso se rompan. ya que un material especial tampoco es cien por cien seguro en ciertos deportes.
  • Muchas veces es necesario un tipo de gafas graduadas para cada modalidad deportiva que queramos practicar.
  • Son caras y más aún cuando, ligado al punto anterior, practicamos varios deportes, por lo que tendremos que adquirir varios modelos.
  • Dificultan, y a veces hasta impiden, colocarse gafas o caretas protectoras.

La alternativa de la cirugía refractiva

Sopesando pros y contras, tanto las gafas graduadas como las lentes de contacto solamente logran solucionar a medias el hecho de que las personas miopes o con otro defecto refractivo puedan practicar sus deportes favoritos con comodidad, seguridad y a un buen nivel.

Como hemos visto, las gafas graduadas son molestas, costosas y, para los deportes con un mayor nivel de contacto, no garantizan totalmente nuestra seguridad.

Por este motivo, aquellas personas que practican deporte regularmente, sobre todo las modalidades acuáticas, de contacto o de velocidad, deberían plantearse seriamente la posibilidad de realizarse una cirugía refractiva.

Hoy por hoy, las operaciones de cirugía refractiva, al realizarse casi siempre con láser, son mínimamente invasivas, no precisan ingreso hospitalario y la recuperación es muy rápida y cómoda.

El nivel profesional y tecnológico ligado a este tipo de intervenciones que se ha llegado a alcanzar se traduce en un muy elevado nivel de éxito en casi todas las intervenciones. Los resultados son plenamente satisfactorios en la mayoría de pacientes, los cuales pueden ver bien desde todas las distancias y en cualquier circunstancia sin tener que depender de las gafas o lentillas.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario