Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Cómo perciben nuestros ojos la luz blanca?

Técnicamente, la luz blanca está definida como aquella que se emite desde una fuente lumínica bajo una temperatura de color superior a 2500 K y, al mismo tiempo, permite reproducir el 60% de los colores visibles al ojo humano.

Pese a los continuos avances tecnológicos que hemos vivido en los últimos años , el ojo humano continúa siendo un excelente aparato para percibir los detalles de los objetos, paisajes y entornos en los que nos encontramos.

Entre dichos elementos y detalles se encuentra la luz blanca, la cual activa la capacidad de recepción del aparato ocular y, por eso mismo, el funcionamiento de dos tipos de células que tenemos en el ojo (concretamente en la retina): los bastones y los conos, encargados de tal labor.

New Call-to-action

Conos y bastones, receptores de la luz blanca

Los conos y los bastones son dos tipos de células del ojo humano que se han especializado en la recepción de señales externas para que luego éstas se fijen en la retina y viajen al cerebro en forma de impulsos nerviosos, donde finalmente son interpretadas.

Veamos detenidamente algunas de las características más destacadas tanto de unas como de otras en el proceso de recepción:

  • Bastones: se localizan en el área periférica de la retina y adquieren un papel importante en el proceso visual, pues la percepción de los colores sólo es posible cuando éstos están activos. Por tanto, son muy importantes para lo que se llama visión periférica o visión off line.
  • Conos: están concentrados en la fóvea de la córnea, que es la zona donde se fijan las imágenes nítidas, y que da lugar a lo que se conoce como visión central. Tienen una sensibilidad máxima a la luz de una longitud de onda de 555 mm. Por lo tanto, permiten recibir los colores del espectro que van del amarillo al verde.

Reflejo de luz blanca

Procesos visuales ligados a la percepción de la luz blanca

A la hora de percibir la luz blanca y los estímulos exteriores en general, en nuestros ojos se activan una serie de procesos ante distintas situaciones. Veamos:

  1. Visión mesópica:

Es el tipo de visión que nos encontramos cuando estamos bajo el alumbrado exterior de una ciudad o un escenario concreto o durante la ruta que hacemos mientras avanzamos por una carretera en la noche. La sensibilidad cambia de manera gradual y la luz que percibimos se acerca al color azul.

  1. Visión escotópica:

En este tipo de situaciones, los bastones tienen máxima sensibilidad, así como luminancias muy bajas, por ejemplo de valores entre 0.01 y 0.03 cd/m2. Uno de los ejemplos más claros es cuando se presenta una luna llena, la cual se refleja en superficies lisas y oscuras y aporta luz suficiente para una visión escotópica.

  1. Visión fotópica:

Hablamos de la visión en la que los conos tienen su máxima funcionalidad, en luminancias altas. El nivel de percepción visual hace posible la visión humana en colores dado que los conos son sensibles, en este caso, a colores como el rojo, el verde y el azul. La máxima sensibilidad de la visión fotópica se alcanza  ante las ondas correspondientes a los colores verde y amarillo.

Como ves, la percepción de la luz blanca por parte del ojo humano provoca numerosos (y complejos) procesos en los que intervienen diversos componentes.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario