Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

La comodidad de vivir sin gafas

Los extraordinarios resultados que ofrece  la cirugía refractiva con la técnica Lasik, la comodidad de la operación y de las pruebas pre y postoperatorias, los mínimos efectos posteriores a la intervención y su rápida recuperación en la gran mayoría de pacientes, ha provocado que cada vez sean más las personas que se animan a pasar por el quirófano para corregir los defectos de refracción de sus ojos.

Se calcula que cada año se operan, solamente en España, entre 200.000 y 250.000 personas de miopía, astigmatismo y/o hipermetropía. Un número que se prevé aumentará notablemente en los próximos años por la convergencia de tres factores:

  1. El perfeccionamiento tecnológico que va a permitir una mayor precisión en las intervenciones.
  2. Mayor experiencia y mejor preparación del equipo médico y sanitario encargado de realizar las operaciones.
  3. Unos precios asequibles.

Descarga la guía:

La seguridad de la técnica Lasik

La incorporación a  la cirugía refractiva de la técnica Lasik ha permitido que la mayor parte de este tipo de operaciones puedan realizarse con ella, con las consiguientes ventajas:

  • Aumento de la seguridad y precisión.
  • Reducción de las complicaciones.
  • Las operaciones y pruebas adicionales son muy rápidas y el paciente apenas siente molestias ni antes ni después de la intervención.

De una forma muy sintética, se puede definir la técnica Lásik como el resultado de la combinación de  dos fases: el  primero consiste en la creación de una lámina corneal y el segundo en la remodelación (tallado)  de la córnea con láser Excímer (un láser de última generación y de extraordinaria precisión).

Adiós a las gafas y lentillas

Pese a que los innegables avances en los componentes ópticos han permitido la fabricación tanto de gafas como de lentes de contacto cada vez más cómodas y personalizadas, es evidente que  la posibilidad de poder decir adiós a las gafas es algo que seduce a mucha gente con problemas visuales de refracción.

Practicar deportes de contacto y algo tan cotidiano como bañarse con naturalidad en la playa o la piscina puede llegar a convertirse en toda una odisea para las personas que necesitan gafas o lentillas porque se pueden romper, caer, empañarse e impedir una buena visión.

Zapatillas, pesas, auriculares, móvil y toalla

La cirugía ocular puede ayudar a muchas personas a liberarse de la atadura de las lentes correctoras, tanto en su versión de gafas como de lentillas. Aunque para ello, el paciente debe cumplir unas mínimas condiciones:

  • La graduación debe haber permanecido estable, por lo que el paciente  debe tener al menos 18 años de edad.
  • Una buena salud visual y general. Este tipo de cirugía no suele ser recomendable para pacientes con: diabetes, artritis reumatoide, lupus, glaucoma, infecciones herpéticas del ojo o cataratas. Además, esta operación presenta incompatibilidades con algunos medicamentos.
  • Tampoco es recomendable para mujeres embarazadas o en estado de lactancia, ya que son condiciones que podrían alterar la medida de refracción del ojo.

En cualquier caso, a la hora de  someterse a este tipo de operaciones se deben valorar las expectativas personales, el estilo de vida, número de dioptrías, profesión, etc. Y, por supuesto,  debe ser el oftalmólogo quien, tras una entrevista seguida de una exhaustiva revisión ocular del paciente, ha de establecer un diagnóstico fiable, así como recomendar el tipo de intervención más idónea para cada persona.



¿Por qué veo mal?




No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario