Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Diez consejos para evitar que las lentillas dañen tus ojos

Las lentillas han facilitado la vida a miles de personas en el mundo. Surgieron como una alternativa a las gafas o anteojos tradicionales y desde entonces han tenido una magnífica acogida entre los pacientes, en especial entre aquellos que tienen algún grado de miopía o astigmatismo. ¿Eres uno de ellos?

Ventajas de las lentillas

Entre sus principales ventajas cabe resaltar la comodidad que suponen para su uso diario, el riesgo nulo de sufrir daños producidos por los cristales de las gafas e incluso el hecho de proporcionar una visión más completa. Quienes las usan saben en mayor o menor grado las precauciones que deben tener en el día a día para evitar daños en los ojos. Lo ideal es que las lentillas sean una herramienta que mejore nuestra calidad de vida y no que se conviertan en un arma de doble filo.

New Call-to-action

Mujer enseñando una lentilla

Consejos y recomendaciones para un buen uso de las lentillas

Mucho se ha escrito y debatido sobre qué deben hacer las personas para evitar que las lentillas dañen los ojos. Y aunque existen diferencias en torno a ciertas situaciones, hábitos o costumbres, prácticamente todos los especialistas de la visión coinciden en una serie de recomendaciones y consejos útiles. Veamos algunos de ellos:

1) La limpieza de las lentes de contacto no debe realizarse nunca con una sustancia distinta a las soluciones preparadas para tal fin. No debemos hacerlo ni con suero ni con agua, pues estas sustancias no tienen una función desinfectante. Del mismo modo, debemos evitar hidratarlas o humedecerlas con saliva.

2) Las soluciones desinfectantes no deben reutilizarse. Tan pronto retiremos las lentillas de la solución, es necesario desecharla.

3) Del mismo modo, se recomienda enjuagar la caja de lentillas y dejarla abierta un par de minutos cada día. Lo ideal es reemplazarla todos los meses.

4) Es fundamental lavarnos las manos antes de manipular las lentillas, tanto en el momento de ponérnoslas como cuando nos las quitemos. Esto evitará que se acumulen en ellas elementos infecciosos.

5) No es conveniente mezclar la lentilla de contacto del ojo izquierdo y del ojo derecho. De hecho, además de separarlas, es bueno adoptar el hábito de sacar primero una de las lentillas y luego la otra para diferenciarlas.

6) Una vez nos hayamos puesto las lentillas, se recomienda parpadear un par de veces suavemente hasta que los ojos se adapten a ellas.

7) Tampoco se recomienda llevar las lentillas puestas cuando nos vamos a la cama. La gran mayoría de lentillas no está diseñada para usos prolongados y, además, su uso en horas de descanso puede maltratar la córnea y exponerla a numerosos agentes infecciosos.

8) Para quitarnos las lentillas, lo idóneo es mantener la cabeza hacia abajo y la mirada hacia arriba. Debemos separar suavemente los párpados con los dedos y deslizar la lentilla sobre la parte blanca del ojo. Ese será el momento en que debamos pellizcarla con el índice y el pulgar hasta retirarla.

9) Nunca debemos dejar las lentillas en un vaso de agua después de quitarlas, ni siquiera si estamos fuera de casa y hemos olvidado el kit de limpieza.

10) En caso de que los ojos se pongan rojos por el uso de las lentillas, lo mejor es retirarlas y consultar con un especialista.

Esperamos que con estas recomendaciones, cuidados y consejos puedas garantizar un uso adecuado de tus lentillas. Recuerda, son un recurso más para mejorar tu calidad de vida y no una molestia o la fuente de nuevos problemas de la visión.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario