Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

El blog de la Oftalmología

Enfermedades de la vista más graves

El ojo es un órgano complejo y delicado y son muchas las enfermedades de la vista potencialmente peligrosas que, en los casos más graves, pueden provocar la pérdida irreversible de visión, parcialmente o en su totalidad.

Enfermedades de la retina

La retina es un tejido neurosensorial, situado en la parte más interna del globo ocular, cuya misión es totalmente básica y fundamental en el proceso de visión: transformar la luz que recibe en un impulso nervioso que, viajando a través del nervio óptico, llega hasta el cerebro, transformándose en imágenes. Es un órgano sensible y delicado que precisa de un óptimo funcionamiento de todas sus estructuras para poder tener una buena visión.

New Call-to-action

Son varias las patologías que pueden afectar a la retina, siendo las más frecuentes: 

  • Patología vasculares. Las enfermedades más habituales son la retinopatía diabética y las trombosis venosas, y ambas patologías pueden llegar a afectar muy gravemente a la vista. Existen dos factores de riesgo muy marcados: sufrir diabetes y tener muy alto el colesterol.
  • Desprendimiento de retina. Consiste en la separación de alguna de las capas subyacentes de la retina, ya sea por un traumatismo o cualquier otra causa. La miopía magna es un factor de riesgo y, una vez se ha producido el desprendimiento, es importantísimo sellar la rotura mediante láser para evitar una grave e irreversible pérdida de visión.
  • Enfermedades degenerativas. La más frecuente es la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE), que consiste en la aparición debajo de la retina de unos depósitos, llamados drusas,  los cuales pueden dañar las células de la retina y hacer que funcionen mal. Si afectan al centro del campo de visión, pueden llegar a provocar graves disminuciones en la vista del paciente. Aunque el único factor de riesgo reconocido es la edad, se sabe que existen algunos factores más, tanto genéticos como ambientales. Existe incluso una degeneración macular que afecta a niños y jóvenes, la enfermedad de Stargardt, que se transmite de padres a hijos y es muy grave, aunque por suerte muy infrecuente. Las personas que tienen esta enfermedad sufren una descomposición progresiva de la mácula (parte de la retina que permite la visión central). En concreto, se destruyen las células que detectan la luz (fotorreceptores), provocando: pérdida de visión central, visión borrosa, aparición de zonas oscuras o dificultades para ver los colores.

Glaucoma: una de las principales enfermedades de la vista

Es una patología muy frecuente y que puede llegar a ser grave. Consiste en aumentos anormales de la tensión del ojo (tensión intraocular) que provoca daños, a veces importantes e irreversibles, en el nervio óptico. Suele ser asintomática en sus fases iniciales y está considerada la primera causa de ceguera en el mundo.

Por fortuna, aunque las patologías anteriormente citadas son potencialmente graves y pueden comprometer muy seriamente la visión, y hasta provocar ceguera en algunos casos, si se detectan a tiempo la recuperación, o al menos la contención de los síntomas, es posible.  La diversidad de tratamientos es muy amplia y la eficacia cada vez mayor. Por eso es muy importante la prevención, con visitas frecuentes al oftalmólogo aunque no tengamos síntomas. Más aún a partir de los 50 años o en aquellas personas con factores de riesgo: diabetes, problemas circulatorios, enfermedades de base, etc. 

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario