Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Gafas de sol infantiles: ¿son aconsejables?

Por supuesto que son aconsejables las gafas de sol infantiles. ¿Por qué?  Porque los rayos ultravioletas (UV) pueden llegar a afectar de igual forma a un niño que a un adulto. La incidencia es la misma y, por lo tanto, no tiene ningún sentido dejar de proteger los ojos de los pequeños de los efectos de los rayos solares.

New Call-to-action

Es más, en los niños los efectos de los rayos UV pueden acumularse y afectar de forma muy negativa a su vista cuando se conviertan en adultos. Además, si les acostumbrarnos a usar gafas de sol desde pequeños, les vamos concienciando de la gran importancia de mimar y proteger unos órganos tan importantes, y a la vez tan delicados, como son nuestros ojos.

Dos bebés en flotadores en una piscina

Beneficios de las gafas de sol infantiles

  • El principal beneficio es proteger al niño de los efectos nocivos del sol sobre los ojos, en especial sobre la retina.
  • Actúan frente a traumatismos y todo tipo de golpes fortuitos.
  • Sirven de barrera protectora contra la arenilla u otros cuerpos extraños.
  • También se emplean para aislar los ojos de la contaminación ambiental.
  • Si el niño sufre alergias oculares, las gafas de sol pueden servirle de ayuda para minimizar sus efectos, al no producirse un contacto tan directo con el agente alérgeno: polen, polvo…

¿Qué características deben tener las gafas de sol infantiles?

  • Homologación: cumplir con la normativa europea correspondiente para este tipo de productos (identificada con la marca CE).
  • Montura: por su bajo peso, resistencia a los golpes y alta durabilidad la montura más recomendada es la de plástico.
  • Cristales: los expertos recomiendan el cristal orgánico (policarbonato) porque combina a la perfección ligereza y resistencia.
  • Forma: con el objeto de evitar caídas accidentales, no debería quedar demasiado espacio entre el puente y la nariz.
  • Colores: el color de la montura es indiferente.

Por otro lado, para niños de corta edad o muy movidos no está de más que las gafas estén dotadas de una cinta elástica con dos fines: evitar caídas y  garantizar que las gafas estén siempre en la posición correcta.

Algunos problemas con las gafas de sol infantiles

Los niños pequeños suelen encontrar las gafas de sol molestas para jugar. Al principio les hacen gracia por la novedad pero, al poco tiempo, la mayoría se cansan y no se las quieren poner. Luego está el problema de que se les caen y las pierden con suma facilidad.  

Pero pese a los inconvenientes señalados en el punto anterior, es importante que hagamos entender a nuestros hijos que las gafas de sol no son un juego. Debemos convencerles de que son un elemento de protección eficaz y necesario contra los efectos nocivos del sol y otros elementos sobre sus ojos.

Especialmente en los días muy soleados y durante la práctica de actividades al aire libre, es esencial que los niños las lleven y vayan tomando conciencia de la importancia de proteger uno de nuestros bienes más preciados: la salud visual.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario