Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Gafas vista cansada: ¿son la única solución para la presbicia?

La vista cansada o presbicia es  la principal anomalía visual que afecta a las personas mayores de 40 ó 45 años. Tiene lugar porque, con los años, el cristalino va perdiendo su elasticidad, haciéndose cada vez más difícil el cambio de foco de los objetos cercanos a los objetos lejanos y viceversa. Es una circunstancia totalmente normal, que no se puede prevenir, aunque sí corregir.

Tradicionalmente, el uso de gafas para vista cansada ha sido forma habitual de corregir este problema. Esta solución resulta especialmente complicada para aquellas personas en las que se produce una combinación de presbicia con otros defectos refractivos (miopía, hipermetropía o astigmatismo). En estos casos, el paciente se ve obligado a cambiar constantemente de gafas, en función de si necesita ver de lejos o de cerca. Siendo prácticamente imposible, además, el poder ver correctamente desde todas las distancias.

Hombre maduro necesita gafas para leer

Este problema se ha solucionado en parte con la aparición de las gafas multifocales o progresivas, un modelo que últimamente se ha extendido también a las lentes de contacto. Sin embargo, presentan problemas de adaptación en muchas personas, además de tener un precio bastante elevado.

New Call-to-action

La alternativa: la operación de presbicia

Pero finalmente ha aparecido una alternativa: la operación de presbicia, que permite corregir este defecto sin tener que usar gafas y lentillas. Aunque existe la posibilidad de tratamiento con láser, lo que se conoce como visión combinada, el tipo de intervención de presbicia más habitual consiste en la colocación de una lente intraocular multifocal.

El tratamiento para la presbicia con lente consiste, básicamente, en la sustitución del cristalino que ya no funciona bien por una lente intraocular que permite varios planos distintos de enfoque, lo que posibilita una buena visión a diversas distancias. Gracias a un procedimiento automático denominado pseudoacomodación, el cerebro elige el enfoque más adecuado para cada situación.

Además de permitir al paciente poder ver bien sin gafas ni lentillas desde todas las distancias, esta operación previene la futura aparición de cataratas, puesto que se extrae el cristalino que, debido al envejecimiento, ha dejado de funcionar de forma óptima y es esta parte del ojo la que se ve afectada por la opacidad característica de las cataratas.

No debe confundirse la presbicia con la fatiga visual

Cada vez es más habitual que personas jóvenes entonces sufran síntomas: dolor de cabeza, picor, enrojecimiento, sequedad e incluso somnolencia. Estos síntomas apuntan a que el paciente sufre fatiga visual, que no debe confundirse con vista cansada o presbicia.

Se trata de pacientes jóvenes que pasan muchas horas trabajando frente a la pantalla del ordenador, o realizando tareas que requieren una gran concentración y que nos obligan a mirar pequeños objetos de cerca. La fatiga visual responde a un sobreesfuerzo de los ojos y habrá, por tanto que aprender a relajar la vista para aliviarla.

Relacionado directamente con la vista cansada por el ordenador y la fatiga visual se encuentra el síndrome visual informático. Se trata de un trastorno provocado por el sobreesfuerzo de los ojos como consecuencia de un uso prolongado de las pantallas electrónicas: ordenador, tablets, teléfonos móviles, consolas de videojuegos, etc. 

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario