Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

La vuelta a la actividad normal tras la cirugía refractiva: más rápida de lo que imaginas

Corregir un defecto de refracción para poder ver bien y realizar todas las actividades de nuestra vida diaria sin necesidad de usar un aparato externo, ya sean gafas o lentillas. Ese es el objetivo número uno de la mayoría de personas que se someten a una operación de cirugía refractiva. Aunque cada vez son más los que se deciden a dar este paso, lo cierto es que otros muchos no se atreven porque les asalta la siguiente duda: ¿cuándo podrán volver totalmente a su actividad normal después de operarse? Lo cierto es que, gracias a los avances tecnológicos y terapéuticos en este campo, en la actualidad los periodos de recuperación son muy cortos en la mayoría de casos.

Una recuperación muy rápida

Salvo complicaciones, como una infección ocular, que por otro lado son muy poco frecuentes, a las 2 semanas de operarse de la vista con cirugía refractiva el paciente suele estar totalmente recuperado. Esto es posible gracias a que las técnicas actuales para corregir la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo son casi siempre mediante láser Excímer, procedimientos que se caracterizan por su seguridad, fiabilidad y por ser poco invasivos.

Y cuando hablamos de totalmente recuperado, nos referimos a que el paciente puede volver a hacer su vida normal,  incluyendo las actividades laborales y la práctica deportiva. Es más, al no necesitar gafas ni lentillas, podrá realizar sin problemas esos deportes que antes no podía practicar, o se encontraba muy limitado, como los acuáticos o los de contacto.

Mujer pelirroja mira a la cámara mientras está en una reunión

Nuestros consejos para una recuperación sin problemas

Para asegurar un rápida vuelta a nuestras actividades de siempre, se deben seguir las indicaciones del oftalmólogo, que básicamente son una serie de medidas profilácticas y precauciones.

Después de la intervención

Justo después de la intervención, debemos seguir las siguientes pautas:

  • Reposar en el domicilio durante unas horas.
  • No realizar esfuerzos físicos importantes.
  • Máxima higiene: limpiarse las secreciones externas de los ojos muy suavemente, utilizando para ello unas gasas, y sólo cuando ya se encuentran a la altura de la mejilla. Nunca frotar los ojos.
  • Usar gafas de sol al salir de la clínica como medida protectora y para evitar molestias.

Un día después de la operación

  • Seguir el tratamiento antiinflamotorio y antibiótico con colirios prescrito por el oftalmólogo con el objetivo de prevenir sequedad ocular, inflamaciones e infecciones.
  • Seguir usando gafas de sol, más que nada para evitar molestias.
  • Evitar frotarse el ojo operado.
  • No realizar actividades peligrosas con el fin de no recibir un golpe accidental en el ojo intervenido.
  • No tomar baños en la playa o la piscina.
  • También se deben tratar de evitar los esfuerzos físicos importantes y los movimientos bruscos.
  • Tratar de no forzar la vista.
  • Acudir a la visita programada con el oftalmólogo con el fin de comprobar que todo marcha según lo previsto o, en su caso, detectar a tiempo posibles complicaciones.

Una semana después de la intervención

  • Realizar otra visita de control.
  • Seguir con el tratamiento con colirios, siguiendo siempre las indicaciones del especialista.

Tras algunas semanas en las que se debe mantener el tratamiento con lubricante o lágrimas artificiales, el paciente, si no hay ningún problema o incidencia, suele recibir el alta. Como hemos indicado, lo más habitual es que a los 15 días de la intervención la persona operada ya se encuentre de nuevo al cien por cien de facultades para seguir con su día a día de siempre.

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario